El coste del tratamiento de los residuos de Reciplasa suma un millón de euros desde 2016

El Ayuntamiento de Vila-real cifra en 2.278.833 euros el gasto en 2021, lo que supone un incremento del 11,7% respecto a 2020.

El Ayuntamiento de Vila-real tendrá que hacer frente en 2022 a un nuevo incremento del coste del tratamiento los residuos sólidos urbanos en la planta de Reciplasa, que se suma al encarecimiento progresivo de la factura de las basuras en los últimos años.

La empresa pública, de la que forma parte el consistorio, ha aprobado esta misma semana un incremento del 3% del canon de basuras, consolidando de esta manera la tendencia ascendente registrada en los últimos años, que llega a superar el millón de euros de incremento desde 2016.

Al cierre de 2021, la previsión del consistorio es que el coste de tratar los residuos urbanos generados en la ciudad durante el presente año ascenderá a 2.278.833 euros, lo que supone un 11,7% más que en 2020 (240.145 euros). El balance ascendente en cinco años se traduce en un incremento de 1.011.673 euros (79,8%) en el gasto anual que supone para el Ayuntamiento de Vila-real el tratamiento de las basuras, prácticamente duplicando la cantidad que se abonó en 2016 (1.267.160 euros).

“El coste del tratamiento de las basuras es un asunto muy serio, que tiene un gran impacto en las cuentas municipales y que cada vez será mayor”, ha advertido el alcalde de Vila-real, José Benlloch. De hecho, el consejo de administración de Reciplasa ha aprobado esta misma semana un aumento, para el 2022, del 3% en el canon que abonan los municipios que conforman la empresa pública. El alcalde recuerda que “hasta ahora el Ayuntamiento ha hecho un gran esfuerzo para cuadrar los diferentes presupuestos municipales sin recurrir a la creación de una tasa por el tratamiento de residuos sólidos urbanos”.

La creación de esta tasa es una opción que el equipo de gobierno descarta a pesar de que la normativa en materia de gestión de residuos en la que trabaja el Gobierno central contempla la obligación de que los ayuntamientos cuenten con este instrumento de recaudación para afrontar el elevado coste de la gestión de las basuras.

“Como siempre hemos defendido desde el gobierno del cambio, no queremos crear esta tasa, que sí tienen la gran mayoría de ayuntamientos, pero es importante que la ciudadanía conozca el coste de tratar los residuos que se generan en la ciudad y que sea consciente del esfuerzo económico que debe hacer el consistorio para afrontar el progresivo aumento en los últimos años”, un gasto que corresponde únicamente al tratamiento y al que hay que sumar el importe del contrato de recogida y gestión de los residuos sólidos urbanos.

En 2020, Vila-real generó un total de 18.259.020 kilos de residuos sólidos urbanos, a los que hay que sumar otros 867.380 kilos de voluminosos y 84.980 kilos de fracción vegetal. En total, 19.211.380 kilos (más de 19.211 toneladas) de residuos, la mayoría de los cuales tienen como destino la planta de tratamiento de Reciplasa.

CatalanSpanish