El miedo a los rebrotes ‘frena’ la matrícula de infantil de los menores chinos en la Comunidad Valenciana

La comunidad china reconoce que algunos padres prefieren que sus hijos se queden en casa ante la incertidumbre de lo que pueda suponer los contagios en las aulas y al comparar las medidas y el control establecido con los de su país de origen desconfían de la eficacia de las medidas.

Si el comportamiento de la población china en la Comunidad Valenciana ha sido en muchas ocasiones un indicador bastante fiable de lo que acontecía respecto a la pandèmia, ahora a dos semanas para la vuelta al cole, muchos padres se plantean la conveniencia de que sus hijos regresen a las aulas, en especial, aquellos menores de 5 años que no tienen la obligación legal de hacerlo.

Desde distintos colectivos y asociaciones chinas de la Comunidad, reconocen que la gente “está más preocupada que otra cosa con los rebrotes”, pero al mismo tiempo niegan que haya ninguna directiva o indicación común de evitar la escolarización en infantil de aquellos pequeños a los que la ley aún permite que se queden en casa. “Cada familia toma la decisión y la gente tiene miedo, pero cada padre decidirá sobre sus hijos”, apuntan las mismas fuentes.

Aunque es prácticamente imposible disponer de cifras oficiales de menores de cinco años procedentes de familias chinas que han dejado de matricularse, no hay que olvidar que en la Comunidad Valenciana, la población china supera las 26.300 personas según datos del INE a enero del 2020. Y en especial en la provincia de Valencia y algunas zonas de Alicante, donde llevan más de dos décadas de migración las primeras generaciones de hijos de padres de origen chino son ahora los progenitores de esos pequeños a los que sus familias dudan en escolarizar por el miedo a los rebrotes de la pandemia y a los efectos que puedan tener en estas edades.

Así, mientras la cancelación de los actos del Año Nuevo Chino en toda España fue ya este 2020 uno de los indicadores más reveladores de la gravedad de lo que venía, así como también el cierre de comercios regentados por ciudadanos de origen chino, ahora ante la incertidumbre de la evolución de los rebrotes y de su afección entre los menores, si finalmente el regreso a las aulas se realiza de forma presencial, el temor, o al menos la duda que genera esta decisión que están tomando algunas familias empieza a ser preocupante o al menos a generar dudas sobre la conveniencia o viabilidad de las medidas que se plantean en las aulas y de sus consecuencias en la población infantil.

Comparativa con las medidas en China

Xufei es una madre de origen chino casada con un español y con una niña que iniciará este curso segundo de primaria en un centro escolar de la Comunidad valenciana. Cuando le preguntamos respecto la vuelta el cole y la comparativa con las medidas que se establecieron en China, comenta que allí también se dejó que cada zona o localidad decidiera, pero que después del confinamiento, “solo se volvió a las aulas cuando había un periodo de unos 15 días sin ningún caso ni sospecha de que pudiera haberlo”.

Con este criterio, resulta más fácil entender la actitud de temor de algunas familias por el regreso a las aulas, como recuerda también Xufei que sucedió hace algunos meses al inicio de todo. “Al principio recuerdo que mi marido y yo ya estábamos preocupados y aquí solo se decía que era como una gripe”. Por eso, tampoco le sorprende que algunos padres estimen que las medidas que se están tomado aquí no son suficientes.

“En China hay una aplicación similar al whatsup pero mucho más extendida que te rastrea en todo momento y por ejemplo si vas a entrar a un restaurante, a la puerta te piden que muestres tu código, que son como..unas barras de salud. Es como un DNI de salud y si en el recorrido previo has estado en algún lugar que puede ser un punto de contagio, pueden no dejarte acceder porque puede no ser seguro, por eso es normal que al ver que aquí las cosas no son tan estrictas, muchas personas de la comunidad china tengan especial temor si comparan con el control que hay fuera, y que les cuentan sus familiares”, explica Xufei.

CatalàEspañol