La Cruz del Ribalta elevada al cielo en un tenso adiós entre gritos y aplausos

Se espera que el monumento pueda llegar a última hora de la tarde a su destino en la esplana de la iglesia de Santo Tomás de Villanueva, tal como ha decidido el obispado tras aceptar el ofrecimiento del ayuntamiento

A las 18:16 de este 4 de enero de 2023, la cruz del parque Ribalta de Castelló, monumento a los caídos erigido en la España franquista y resignificado en el 79, para reconvertirse en homenaje de todos los fallecidos en la guerra civil, se alzaba al cielo tras más de nueve intensas horas de trabajo para garantizar su conservación durante su retirada de la vía pública. Una retirada, en cumplimiento de la ley 14/2017, para la memoria democrática y la convivencia a la que le sigue el traslado a su nueva ubicación.

Minutos después de que se encendieran las luces de las farolas, por fin la grúa ha podido elevar el monumento y depositar la cruz en el camión tras una tensa espera y con un arranque de aplausos de las personas que han esperado pacientemente este momento.

Un día tan histórico como polémico salpicado de tensiones por la polarización de posturas políticas que una vez más ha generado esta retirada de un monumento considerado como ‘vestigio franquista’ por unos y defendido como símbolo por otros.

De hecho, desde primera hora de la mañana se han ido congregando curiosos y defensores y detractores de la retirada, algunos de los cuales, con más o menos intensidad han buscado su momento de protagonismo.

Por eso, en coro disonante de aplausos y gritos condenatorios han acompañado el delicado momento en que la cruz ha sido elevada tras su entablillado y extrema sujeción para evitar así posibles roturas dado el deteriorado estado en que se encuentra.

Así ha sido el momento de depositarla en el camión

Las imágenes más representativas de la jornada

CatalàEspañol