El IX Curso de historia del Museu d’Història de València ofrece por streaming sus sesiones

El MhV ha organizado el congreso con la colaboración del Colegio de Arquitectos de València, CTAV

El Museu d’Història de València, MhV, ofrece por streaming las sesiones del IX Curso de Historia de la Ciudad de València, que se celebra este mes bajo la organización del MhV, con la colaboración del Colegio Territorial de Arquitectos de València (CTAV). Las personas interesadas pueden seguir las charlas a través de la web municipal y de Cultural València. El Ayuntamiento de València ha publicado, a través de la Concejalía de Patrimonio y Recursos Culturales, las ponencias correspondientes a las sesiones.

Tras un periodo de inactividad debido a la pandemia de covid19, el Museo de Historia de València, MHV, acoge de nuevo el Curso de historia de la ciudad de València, que celebra en esta ocasión su novena edición, y cuyas sesiones se desarrollan a lo largo del mes de noviembre. El curso arrancó el pasado día 4 en el Salón de actos del MhV, presidido por la concejala de Patrimonio y Recursos Culturales, Gloria Tello.

Este novena edición del curso, que se realiza bajo la dirección académica del arquitecto e historiador de la arquitectura y el urbanismo Francisco Taberner, incluye doce ponencias, que serán presentadas por personas investigadoras con reconocimiento en el campo de la arqueología, la historia, la arquitectura y el urbanismo. La entrada es libre hasta completar el aforo del salón de actos del MhV, y desde el pasado 29 de octubre se puede reservar plaza, con un máximo de dos plazas por reserva.

La publicación de las actas del curso arranca con dos trabajos sobre arqueología, elaborados respectivamente por Albert Ribera y Miquel Rosselló el primero, y por Lourdes Roca el segundo. En el inicial, se explica cómo la suma de varias excavaciones urbanas coordinadas a lo largo de los últimos 30 años en la ciudad de València ha permitido reconstruir la fisionomía del circo de Valentia. Por su parte, la pieza de Roca se refiere al trabajo de arqueología mural que ha permitido descubrir el origen medieval de un edificio vecinal del siglo XIX en la calle Samaniego. 

Continúa la publicación con el artículo de Arturo Zaragozá y Carlos Martínez Pérez sobre el artesonado de la Cámara Dorada de la desaparecida Casa de la Ciudad, que está actualmente ubicado en el Salón del Consolat de Mar de la Llotja. Y seguidamente, Antonio Laguna y  Francesc Andreu Martínez-Gallego analizan cinco caricaturas del año 1860 que representan el abanico político del momento (Partido Republicano, Neocatólico, Progresista, la Unión Liberal y el Partido Moderado), imágenes que exageran los rasgos que caracterizaban cada ideología y que eran consumidas por una población con un alto índice de analfabetismo.

En el siguiente artículo, Josep Vicent Boira ha establecido, a partir de la cartografía existente desde el siglo XVIII y del análisis de las alineaciones parcelarias, la evolución histórica del Grao desde el siglo XIII hasta la actualidad. Y después siguen dos artículos dedicados a dos arquitectos de renombre: Amando Llopis analiza la trayectoria profesional y vital del arquitecto Antonino Sancho; y Francisco Taberner estudia la impronta de Cayetano Borso en la arquitectura de València, como el edificio Senabre, el edificio Dasí, el edificio Vizcaíno o el Cine Rialto, arquitectura racionalista que cayó en desuso después de la Guerra Civil al relacionarse con la República. José Simó dedica su investigación al Consell Metropolità de l’Horta, organismo surgido tras la desaparición de la Corporación Administrativa Gran Valencia, con el objetivo de coordinar el gobierno del área metropolitana. Pero la carencia de financiación y competencias supuso finalmente su extinción.

Posteriormente, hay dos artículos relacionados temática y cronológicamente: el primero, obra de Ricard Pérez Casado, que fue alcalde de València durante una década, narra su gestión en los primeros años de democracia (falta de financiación y éxitos como el jardín del Turia…) El segundo, del presidente de la Comisión de Urbanismo de València durante la alcaldía de Pérez Casado, Fernando Puente, que completa la narración de aquel, y se refiere a la aprobación del Plan General de Ordenación Urbana de 1988, o la reivindicación, ya en aquel entonces, del Parque Central.

El siguiente bloque es obra de Alberto y Pablo Peñín, quienes estudian el Convento de Jesús, un edificio que se fundó en el siglo  XV, y que con el paso del tiempo tuvo diferentes usos: fábrica de hilaturas tras la desamortización del siglo XIX, y manicomio a finales de este mismo siglo. Finalmente, cierra la obra un trabajo de Joaquín Farinós, sobre el cambio de percepción por parte de la ciudadanía sobre de l’Horta de València, desde su concepción como un terreno sin demasiada valía sobre el que era preferible edificar al reconocimiento de su valor paisajístico, socioeconómico y medioambiental.

CatalanSpanish