Detenidas siete personas por diez delitos de extorsión con los que obtuvieron más de 120.000 euros

Generaban miedo suficiente en los afectados para que aceptaran subsanar la deuda que nunca contrajeron.

La Policía Nacional ha detenido a siete personas, seis en Valencia y una en Pamplona, como presuntas autoras de diez delitos de extorsión relacionados con falsas deudas contraídas a partir de anuncios fraudulentos en páginas webs de mujeres que ofrecían servicios sexuales a cambio de una tarifa. El montante económico extorsionado asciende a más de 120.000 euros.

La investigación de la llamada operación Balalaika se inició en el mes de julio del año 2022. La Brigada Provincial de Policía Judicial de Navarra recibió tres denuncias de víctimas residentes en Pamplona, que manifestaban haber recibido mensajes a través de una aplicación de mensajería instantánea en los que, bajo amenazas a ellos y a sus familiares, les solicitaban diferentes cantidades de dinero. La cantidad pagada por las víctimas en estas tres primeras denuncias superó los 30.000 euros.

“Modus operandi”

Los autores de este engaño usan el siguiente modus operandi que pasa, primero, por subir a varias páginas de contactos anuncios falsos de mujeres que ofrecen sus servicios sexuales a cambio de reembolsos económicos con el fin captar información de las futuras víctimas; ciudad donde se encuentran, nombre, etc., no llegando a concertar cita alguna.

Días o semanas después, los autores contactan con las víctimas, telefónicamente o a través de aplicaciones de mensajería instantánea, utilizando líneas contratadas a nombre de personas que no existen. Entonces, informan a los perjudicados que, por haber hecho perder el tiempo a las chicas con las que han contactado, han contraído una deuda económica con ellas.

Intimidan por teléfono a las víctimas, con el objetivo de generar miedo suficiente para que acepten subsanar la deuda que nunca contrajeron y “solicitan” una compensación económica.

Cuando estos acceden al zanjar la presunta deuda, el modo de pago propuesto por los autores varía con relación a la disposición de los perjudicados. El más habitual es el ingreso de dinero en efectivo a través de cajeros para dificultar la investigación, aunque también se han detectado otros métodos de pago. Los autores les facilitan el número de cuenta cuando se encuentran en el cajero para que la persona perjudicada no tome nota de la numeración bancaria.

Por último, una vez que las víctimas realizan un primer pago, siempre se suceden peticiones de dinero posteriores.

Explotación de la investigación: Detenciones en varias provincias

En el transcurso de los meses que duró la investigación, después de efectuar un seguimiento al dinero de las víctimas y analizar multitud de información, los investigadores consiguieron identificar tanto a las “mulas” o intermediarios como a los últimos receptores del dinero procedente de las extorsiones.

Se observó la participación de los identificados en hechos similares denunciados en las ciudades de Cádiz, Almería, Alicante y Murcia, dando oportuna cuenta a las plantillas policiales y Juzgados de dichas localidades.

En el mes de septiembre se practicó la primera detención en el distrito de Patraix de Valencia de un joven de 18 años. La segunda, de un varón de 24 años, se realizó en Pamplona en el mes de noviembre. El análisis pormenorizado de la información recabada por los investigadores, les ha llevado a considerar a estos primeros detenidos como “mulas” o intermediarios.

En el mes de diciembre, agentes del Grupo IV de Policía Judicial de Pamplona, se desplazaron a la ciudad de Valencia. Allí, en un operativo conjunto con la Jefatura Superior de Policía de Valencia y la Comisaría de Distrito de Patraix (Valencia) se procedió a la detención del resto de investigados; cuatro hombres de edades comprendidas entre 22 y 47 años y una mujer de 39.

En las declaraciones recogidas, los investigadores resaltaron el gran temor que los presuntos autores generaban en las víctimas durante las llamadas y que les llevaba a pagar altas cantidades de dinero.

El montante económico que alcanzaron las extorsiones investigadas se sitúa por encima de los 120.000 euros, cantidad que los agentes consideran que se superará ampliamente con el análisis de la nueva información obtenida del operativo realizado donde, con toda probabilidad, aparecerán nuevas víctimas.

CatalàEspañol