La denuncia de las 70 horas de espera de un paciente oncológico para una cama hospitalaria desata la indignación social

El caso de este hombre de 88 años se dio en el Clínico de València y han sido los propios profesionales sanitarios quienes lo han difundido para denunciar la insostenible situación a la que se enfrentan y las graves consecuencias de quienes necesitan atención sanitaria

El conocido, evidente y creciente colapso de la Sanitat Valenciana, que hasta hace pocas semanas el titular de esta Conselleria era capaz de negar en público, argumentando además que la situación aquí era mucho mejor que la de otras comunidades como Madrid,

ha tenido que personificarse y salir a la luz en una denuncia de los mismos sanitarios de un centro hospitalario para que se agudizaran aún más el clamor social por una solución.

Se trata del caso de un hombre de 88 años, paciente oncológico, que tuvo que esperar 70 horas para recibir una cama en Hospital Clínico de València. Una situación inasumible y que vulnera cualquier derecho a una atención digna pero que además han sido los propios profesionales quienes lo han difundido desde dentro para que trascendiera a los medios de comunicación.

Un llamativo titular buscado para ejemplificar un día a día inasumible que habla de términos como “saturación”, “colapso”,listas de espera infinitas” y que se suma a unas aberrantes carencias que podrían tener el peligro de “normalizarse” como algo asumible.

Así, la falta de recursos humanos y materiales, la carencia de infraestructuras sanitarias para dar un servicio digno en contrapunto con la insistencia política de la administración pública en hablar de unas cifras de facultativos, personal y servicios que se oponen diametralmente con las constantes denuncias sindicales del sector.

Este último caso de la insufrible espera de este paciente de avanzada edad para conseguir cama, sirve de argumento, según explican quienes lo han hecho público, de los constantes incumplimientos de protocolos y normativas que supone la sobresaturación de los servicios sanitarios.

En este caso del Hospital Clínico de València, la junta de trabajadores que ha denunciado la situación asegura que desde principios de diciembre, “las urgencias de este hospital están en situación insostenible y de colapso total”. Según apuntan, se están manejando cifras de atención en puertas de urgencias de 500/600 asistencias en 24 horas. La media de pacientes pendientes de ingreso hospitalario es de 30 usuarios, y se están manteniendo en el servicio entre 48 y 72 horas a la espera de cama”, unos retrasos que, según apuntan otras fuentes internas, la dirección de este centro hospitalario desmiento o tilda de excepcionales.

Pero es que la situación no es mejor en otros puntos de atención sanitaria. Ni en centros de Atención Primaria, ni en centros de especialidades, ni en Urgencias, saturadas por la demora en el retraso acumulado en las citas de Atención primaria, que supera los 15 días, para una consulta en la mayoría de las ocasiones.

Con todo, la propuesta de huelga de médicos que para algunos podría ser una medida de presión para hacer reaccionar a la Conselleria, tampoco tienen la unanimidad de todos los implicados ya que algunos profesionales apuntan que si la situación es insostenible para quienes esperan atención, los pacientes, esta medida aún agravaría más su situación.

De momento, las previsiones no solo no son buenas, sino que la proximidad de los festivos aún podría empeorar más la situación. Por otro lado, y cada vez más, quienes se ven implicados en primera línea por necesitar de los servicios sanitarios se plantean cuando viven o sufren situaciones similares a la del paciente que ha esperado 70 horas por una cama de hospital, si realmente lo único que pueden hacer es “esperar”.

CatalàEspañol