Desmantela tres puntos de venta de sustancias estupefacientes en València

Los puntos de ventas detectados por las autoridades estaban situados en la zona de Marítim, de Transits y de Patraix

Agentes de la Policía Nacional han detenido en València, en tres operaciones policiales, a ocho personas, de entre 18 y 42 años, de origen español, como presuntas autoras de un delito de tráfico de drogas.

Una de las operaciones fue llevada a cabo en Marítim en colaboración con Policía Local, tercera que se realiza en una semana, y las otras dos en Transits y Patraix donde al parecer vendían marihuana desde sus domicilios.

Se han realizado varios registros en los que han intervenido cerca de 2,4 kilos de marihuana, 23 gramos de, al parecer, cocaína y 10 gramos de, al parecer, heroína, 9.000 euros, además de dos carabinas, una pistola de aire comprimido y un vehículo. 

Marítim 

Tras tener conocimiento los agentes de que en una vivienda de la zona de “casitas rosas”, un clan familiar estaría vendiendo pequeñas dosis de cocaína, heroína, hachís y cannabis. Constataron que el clan poseía un almacén situado en otra vivienda superior, para reaprovisionarse de las sustancias cada pocas horas, evitando así tener cantidades grandes de droga en su domicilio. 

Como “culminación de la investigación” se realizaron dos registros en sendas viviendas, en una tuvo que entrar el GOES a través del balcón dadas las fuertes medidas de seguridad que había adoptado el clan, como rejas, puerta de hierro macizo y personas vigilando constantemente para dar aviso de la presencia policial.

Durante el asalto se detuvo a cinco personas, de la misma familia, las cuales trataron de deshacerse de las sustancias no consiguiéndolo gracias a la rápida acción policial, llegando a acometer a los policías para conseguirlo. 

En los dos registros se intervino 23 gramos de, al parecer, cocaína, 10 gramos de, al parecer, heroína, 9.000 euros, dos carabinas de perdigones, munición, una pistola de aire comprimido y un vehículo. 

Con esta operación, la tercera en una semana, se ha logrado “reducir significativamente la presencia de droga en la zona de influencia de la barriada, mejorando así la sensación de seguridad de los vecinos de la zona” explican fuentes policiales. 

Transits y Patraix 

Los agentes tuvieron conocimiento, gracias a la colaboración ciudadana, de que dos personas, madre e hijo, podrían estar vendiendo sustancia estupefaciente desde su vivienda situada en el distrito de Trànsits.

Tras establecer un dispositivo de vigilancia, los investigadores comprobaron que existía un gran trasiego de posibles clientes, que se acercaban hasta el domicilio de los sospechosos para presuntamente adquirir marihuana. 

Los policías realizaron un registro en la vivienda, interviniendo cerca de 1,9 kilos de marihuana en cogollo, 790 euros y dos básculas. Por todo ello, detuvieron a madre e hijo como presuntos autores de un delito de tráfico de drogas. 

Los agentes pudieron saber, además, que en otra vivienda de València, ubicada en el distrito de Patraix, también podría estar vendiéndose marihuana, observando que efectivamente existía un trasiego de posibles compradores, todos ellos jóvenes, llegando incluso a detectar venta de droga a algún menor de edad. 

En este caso, el modus operandi siempre era el mismo: una vez los compradores acudían a las inmediaciones del domicilio sospechoso, tras recibir un aviso en sus teléfonos móviles, les abrían la puerta del portal y accedían al inmueble, abandonando el lugar apresuradamente pocos minutos después. 

Los policías registraron el domicilio, donde localizaron e intervinieron 478 gramos de marihuana, parte de la cual se encontraba preparada para su venta en dosis, básculas de pesaje y 480 euros en efectivo, entre otros efectos.

También detuvieron al supuesto vendedor, un joven de 22 años, como presunto autor de un delito de tráfico de drogas.

CatalanSpanish