Viola a una joven después de celebrar un botellón

El arrestado se habría aprovechado del estado de embriaguez de la víctima para forzarla sexualmente en Tavernes Blanques

La Guardia Civil de Moncada ha detenido a un joven de 29 años por un delito de agresión sexual después de haber violado presuntamente a una chica de 18 años a la cual había conocido esta misma noche en un botellón en una calle de Tavernes Blanques. Al parecer, el arrestado se habría aprovechado del estado de embriaguez de su víctima para forzarla sexualmente, sin que esta pudiera dar su consentimiento, después de acompañarla a su casa.

Alrededor de las 7.40 de la madrugada del 16 de octubre ocurrieron los hechos, fue en el domicilio de la víctima, se despertó al notar que estaba siendo forzada. La denunciante asegura que le dejó quedarse a dormir en su domicilio porque el joven, al cual había conocido esta misma noche, le dijo que no tenía donde ir y no quería volver todavía a su casa, puesto que los dos habían bebido bastante. En el inmueble donde se produjeron los hechos estaban también la madre de la víctima y su abuela. Inicialmente la joven, como ocurre muchas veces en este tipo de situaciones, no lo contó por vergüenza y por un supuesto sentimiento de culpabilidad.

Se conocieron esa misma noche durante un botellón en Tavernes Blanques, los presentó un amigo en común y el arrestado tiene unos diez años más que su víctima. La chica, de 18 años acabados de cumplir, estaba con unas amigas, pero a las doce de la noche dijo de volver a casa y los dos chicos se ofrecieron a acompañarla. Su amigo marchó a su domicilio nada más dejarla, pero el ahora arrestado buscó una excusa porque le dejara pasar la noche con ella. La víctima asegura que en ningún momento hablaron de tener sexo. La joven denunció la violación una semana después, el pasado miércoles. Fue entonces cuando, a instancia de la Guardia Civil, la víctima fue explorada por un médico forense. Así mismo se le suministró un anticonceptivo al referir que su presunto agresor habría eyaculado.

El arrestado, de nacionalidad española, pasó el jueves a disposición judicial. El acusado de un delito de agresión sexual se acogió a su derecho a no declarar. El juez lo dejó en libertad con una orden de alejamiento respecto de su víctima de 200 metros.

CatalàEspañol