domingo, 14 abril 2024

Información y noticias de la provincia de Valencia

Dibujando a… Carlos Mazón

El candidato favorito para ganar las elecciones anda detrás de formar gobierno para conseguir la Rendición del Botànic

Carlos Mazón Guixot nació el 8 de abril de 1974 en Alicante, España. Es un político y abogado español, afiliado al Partido Popular de la Comunidad Valenciana (PPCV). Está casado y tiene dos hijos​.

Es licenciado en Derecho por la Universidad de Alicante. Después de obtener su licenciatura, Mazón trabajó como jurista. En 1999, inició su carrera profesional en el ámbito de la política, cuando fue designado como director general del Instituto Valenciano de la Juventud (IVAJ). En 2003, se convirtió en el director general de Comercio y Consumo de la Generalidad Valenciana. A su cargo en 2004 se le retiró la competencia en Comercio, pero se le añadió la de Seguridad en la industria​​.

En 2007, Mazón fue designado como cuarto vicepresidente de la Diputación Provincial de Alicante y como diputado provincial de Cooperación​​. Dos años más tarde, en 2009, dejó la actividad política para asumir el cargo de director gerente de la Cámara de Comercio, Industria, Servicios y Navegación de Alicante​​.

El 19 de julio de 2019, Mazón fue nombrado presidente de la Diputación Provincial de Alicante, sucediendo a César Sánchez Pérez​​. Posteriormente, el 3 de julio de 2021, fue elegido por unanimidad como presidente del Partido Popular de la Comunidad Valenciana, convirtiéndose en el undécimo presidente del partido en la Comunidad​.

En su vida personal, Mazón fue miembro del cuarteto musical Marengo, que audicionó para representar a España en el Festival de la Canción de Eurovisión 2011​.

Un retrato naturalista del PP

Carlos Mazón ha buscado desde el inicio de su andadura política un retrato más naturalista del PP, una política centrada en la realidad de las personas y ha huído a menudo de temas teóricos para centrar la política en bajar los impuestos, reducir las listas de espera, promocionar la gratuidad de la educación y quitar el peso rococó a la estructura del Consell.

Si comparamos el trabajo de Mazón con la pluma de Velazquez, está claro que la obra culmen del candidato del PP a la Generalitat Valenciana es la Rendición de Breda, en este caso del Botànic. Se trata también de una historia de 11 meses de asedio que no es tanto como lo que ha durado la precampaña electoral que ha llevado el candidato popular.

Desde luego que, al igual que ayer valorabamos la visión de Las Meninas de la Comunitat Valenciana por Ximo Puig a través de Picasso, la imagen que proyecta Mazón en su estilo pasa por la desgravación fiscal en lugar de las ayudas directas, colaboración público-privada en Sanidad en lugar de un proyecto a largo plazo de construcción de hospitales, un modelo educativo más adaptable según el criterio de las familias frente a la lucha contra el modelo concertado. Las Meninas de cada uno también verán sus luces y sombras en función de los pactos de gobierno necesarios, pero de igual manera quien tome la presidencia del Consell siempre se podrá ver como en el autorretrato del pintor que les da forma.

El autorretrato de Mazón ha pasado en poco más de un año del tenebrismo de ser un desconocido a recorrerse la Comunitat cada semana: el mismo día podría estar haciéndo por la mañana El Almuerzo en Benicarló y al caer el sol La Cena de Emaús camino de Torrevieja. Precisamente ha sido en el sur de Alicante donde ha encontrado uno de sus bastiones más fuertes como El Aguador en defensa del Trasvase Tajo-Segura.

Sin embargo en el Mazón del espejo para los más críticos sigue apareciendo el reflejo de Eduardo Zaplana. Una imagen de la que se ha desmarcado sin complejos y ha buscado desde el primer momento su propio trazo en política sin seguir el juego a quienes buscaban proyectar en el un esbozo de lo que era el PP de hace 20 años.

El 28-M: un cuadro que no se desvelará hasta el último trazo

El camino hacia las elecciones no ha sido un camino de rosas para Mazón. Dirigir la oposición sin voz propia en Corts Valencianes y hacer campaña en Valencia y Castellón sin dejar de lado su responsabilidad en la Diputación de Alicante ha sido para él un reto. A eso se ha sumado además que La mano del hombre de Génova no siempre le ha sido propicia: si bien contó de salida con el apoyo de Pablo Casado, tuvo que demostrar a Feijoó que no habría para el victoria en Moncloa sin ganar en la Comunitat Valenciana.

A las puertas del cierre de la campaña electoral el futuro para Mazón sigue siendo incierto, no sabe si el domingo será La Coronación o La Última Cena. En cualquier caso La Fragua del CIS, nunca le ha sido propicia, como cabía esperar.

Todo apunta a un empate técnico, como en la fábula de El Tapiz de Aracne (La Hilanderas). Sin embargo no será prácticamente hasta el último trazo, cuando sepamos el estilo pictórico con el que se pintará el futuro de los próximos cuatro años.

Últimas noticias

Contenido relacionado