jueves, 23 mayo 2024

Información y noticias de la provincia de Valencia

Dibujando… a Héctor Illueca

La candidatura de Unides-Podem puede aumentar los tintes morados en un nuevo Botànic, pero ahora mismo lucha por no quedarse fuera de la paleta de les Corts Valencianes.

Héctor Illueca Ballester, nacido en 1975 en Valencia, es un doctor en Derecho, inspector de trabajo y político español. Comenzó su carrera política como diputado en el Congreso por Valencia para el grupo Unidas Podemos. En 2020, se convirtió en director de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social y en 2021, fue nombrado vicepresidente segundo y consejero de Vivienda y Arquitectura Bioclimática de la Generalitat Valenciana​​.

En octubre de 2022, anunció su candidatura a la Presidencia de la Generalitat en las elecciones de 2023 por Unides Podem. Además, ha coautorizado varias obras, incluyendo “El huracán neoliberal. Una reforma liberal contra el trabajo” (2012) y “Por un nuevo proyecto de país” (2015)​​.

Un retrato al estilo de Goya

Illueca es un político de lo más goyesco: un hombre que no sólo ha sabido en cada ocasión adaptarse al momento de su partido sino que ha mantenido a su vez el trazo idealista que le hizo dar el salto a la política. También ha sabido mirar a modelos europeos y beber de fuentes italianas hasta el punto que muchos críticos han visto en su obra ciertos tonos de rojipardismo.

En estos comicios electorales Illueca ha esbozado su campaña hacia la dignidad de la vivienda como derecho fundamental, marcando ya a carboncillo sus exigencias en caso de poder entrar a un tercer Botànic. Sin embargo su política contra algunos elementos del empresariado han desdibujado su mensaje al punto de satirizar como un capricho al sector empresarial autonómico y nacional.

El tapiz de Héctor Illueca

El tapiz de una Generalitat Valenciana con Unides Podem se dibuja indudablemente como una prolongación del Botànic II, sin embargo participar en su confección supondrá un autocuestionamiento de base del papel de la formación morada en el gobierno, no sólo en las áreas a repartir ni en como ha de funcionar ese reparto también con Esquerra Unida, sino del peso presupuestario que le permita llevar las reformas necesarias adelante.

Aquí es donde aspira a entrar el Botànic con fuerza en Vivienda: con un precio de acceso tanto en venta como en alquiler prácticamente inaccesible para los menores de 30 años. Vivienda ha sido una maja a la que a Illueca se le ha quedado desnuda tras unos presupuestos condicionados por la pandemia del covid-19 primero, y la guerra de Ucrania después. En su proyecto electoral ya se vislumbra el control de la conselleria de Sanidad, que ha pasado a subirse a los zancos de la popularidad tras la gestión de la pandemia.

Sumar: del Aquelarre al Duelo a garrotazos

Si bien en los últimos tiempos el clúster político de Podemos podía tenía vistas de un resurgimiento con Sumar, se ha convertido cada vez más en una excusa para otra lucha intestina. De hecho, el propio Illueca pasó de trabajar codo con codo con Yolanda Díaz a intentar lanzarse contra ella en una implacable carga de mamelucos desde el mismo inicio del acercamiento entre Sumar y Compromís.

Han sido precisamente los guiños de Díaz hacia Baldoví los que han hecho ver en esta coalición a un Coloso que pudiera desplazar a la formación morada en pos de un movimiento con aire más fresco como el de Sumar unida a la amplia base de Compromís en la Comunitat Valenciana.

Ciertamente La familia de Pablo Iglesias se ha quedado en este aspecto totalmente defragmentada: el sueño de una izquierda unida más allá del PSOE ha devenido en un monstruo que empieza a generar una pintura más negra. Compromís ahora amenaza con arrebatarle el espacio electoral a Podemos, quien esta según se dibuja en las encuestas raspando el 5%.

Podemos no solo se juega el gobierno en la semana electoral sino quedar en la sobra del extraparlamentarismo y pasar de ser la llave que marque el progresismo del Botànic III a relegarse a ser dos viejos comiendo sopa.

Últimas noticias

Contenido relacionado