Dos años del primer caso de COVID en la provincia de Castellón

Fue en Burriana y el paciente ingresó en La Plana tras regresar de un viaje a Milán. Era el 25 de febrero de 2020

Fue el 25 de febrero de 2020, y el paciente, un vecino de Burriana de 32 años que había regresado de una celebración en Milán. Tenía síntomas leves pero acudió a urgencias del hospital La Plana, porque en aquel momento, las miradas ya estaban puestas en el nuevo virus, letal y desconocido originado en Wuhan.

Desde entonces, una cifra que supera los 1.040 fallecidos solo en la provincia de Castellón y un innumerable número de casos COVID, cuya cómputo real se escapa a todo conocimiento.

Hoy, dos años más tarde, Actualitat Valencina, recupera de su hemeroteca digital algunas de las informaciones que en aquel momento hablaban de los “posibles casos” y las hipótesis que muchos expertos lanzaban de una pandemia sin ser capaces ni en las peores pesadillas de vislumbrar lo que iba a venir.

Por otro lado, cuando preguntamos a nuestros lectores, es cierto que como siempre en los grandes eventos que cambian la historia, parece que el tiempo se congelara en el instante en que algo cambió. Sin embargo, en este caso, la fecha del 25 de febrero, no tiene un sentido especial, aunque sí las sospechas de aquel primer caso, mientras empezaban a trascender a la opinión pública un sinfín de informaciones contradictorias que disparaban los miedos.

“El virus ese de China, ya ha llegado, dicen que hay uno en la Plana”

Isabel, -nombre ficticio- hacía poco que trabajaba en en hospital La Plana de Vila-real aunque en la parte administrativa. Se había trasladado tras más de dos décadas en otro centro de salud, y recuerda que cuando llegó al colegio a recoger a su hijo, había un grupito de madres esperándola anhelando hacer la pregunta. “Oye, ¿es verdad que tenéis a uno con el virus ese en La Plana? Hoy recuerda la incomodidad de la pregunta y las miradas de incredulidad cuando replicó que ella no sabía nada, que estaba en su despacho y no había oído ninguna cosa.

“Hay uno que fue de Milán con amigos, así que a saber cuántos más habrá!”

En Burriana, también se dispararon todas las alarmas, ya que la celebración de amigos en Milán y la confirmación de que efectivamente se trataba del ya entonces famoso virus que estaba arrasando “en la otra parte del mundo”, -según recuerda un vecino- se unió rápidamente al temor de que los aficionados que habían ido al partido de futbol entre el Atalanta y el Valencia de la Champions League se convirtiera en un detonante de los contagios.

“La bomba biológica” que suposo el partido, como la acuñaron muchos, y que hizo además que en apenas un par de días se perdiera la supuesta “trazabilidad de aquellos primeros casos” aislados que aún se podía determinas dónde se habían contagiado.

De hecho, también el mundo fallero, en aquel entonces ultimando los detalles para las celebraciones josefinas, también sufrió durísimos golpes y vivió brotes entre muchos de los asistentes a las cenas y celebraciones que en aquellos días se celebraron.

“Para entrar en esa habitación a limpiar, que me den mascarilla y de todo”

Otro de los testimonios que hoy recoge Actualitat Valenciana, lo recuerda una persona que en aquel momento trabajaba en la limpieza del Hospital La Plana. “Teníamos muchísimo miedo, nadie nos decía nada claro pero sabíamos que había por lo menos un paciente ingresado y que los médicos entraban ahí con guantes y mascarilla, así que cuando nos enviaron ese día, las trabajadoras teníamos claro que a nosotras también nos tenían que dar mascarilla y lo que fuera, que si no, no íbamos a entrar, y nos daba igual que nos despidieran!”, asegura dos años después

Con todo, la fecha de hoy, los recuerdos siguen latentes con muchos puntos de inflexión. Quizás este 25 de febrero solo tenga la importancia documental que le quieran dar las hemerotecas, sin embargo, en poco más de dos semanas sí que recordaremos el de la fecha, marcada para siempre, no solo en esta provincia sino en el país entero: el inicio del confinamiento.

ValenciàEspañol