Dos vías verdes conectarán los pueblos del Sur y del Norte de València con la ciudad

Un estudio encargado por el Ayuntamiento de València marca una 'hoja de ruta' para mejorar la conectividad y la movilidad sostenible de los pueblos

València podría tener en un futuro dos vías verdes que conectarían los pueblos del sur y los del norte entre ellos, así como con el resto de la ciudad. Así se desprende del primer estudio de paisaje de los pueblos de la ciudad ‘Propuestas de conexión paisajística de los pueblos de València’ que ha presentado este lunes en rueda de prensa el alcalde de València, Joan Ribó, y la concejal de los Pueblos de València, Lucía Beamud.

Este estudio encargado por el Ayuntamiento de València, y que ha contado con la participación de los vecinos y vecinas de las pedanías, ha detectado los principales problemas que presentan las pedanías de la capital del Turia en relación a la conectividad y las comunicaciones con la ciudad y entre ellos; la movilidad sostenible; y las infraestructuras verdes, así como la “hoja de ruta” a seguir para poder mejorarlos.

En este sentido, el estudio de los pueblos del Norte (Massarrojos, Benimàmet, Beniferri, Borbotó, Poble Nou, Carpesa, Benifaraig y Cases de Bàrcena) observa que existen problemas como el el confinamiento, la fragmentación, el riesgo de inundaciones y las comunicaciones.

Es por ello, que propone crear un Anillo de l’Horta, una infraestructura verde de movilidad sostenible para conectar todas las pedanías entre así por bici o a pie, ya que los vecinos y vecinas de los mismos tienen serias dificultades para moverse en algún medio que no sea el coche. Además también plantea una infraestructura verde que incluirá la permeabilidad de la Ronda Norte, la generación de un conector de Benimàmet con Beniferri y Campanar y un brazo de agua en Poble Nou, entre otros.

DCIM100MEDIADJI_0295.JPG

Mientras tanto, el estudio ha detectado que el territorio situado en el Sur de la ciudad (La Torre, Faitanar, Forn d’Alcedo, Castellar-l’Oliveral, la Punta, Pinedo, el Saler, el Palmar y el Perellonet) está marcado por “las obras del Pla Sur, que han sido las más determinantes en su evolución puesto que, no solo ha desconectado los Pueblos del Sur con la ciudad, sino que han sido el origen de los conflictos territoriales” como el nuevo cauce del Rio Túria.

Igualmente en esta parte de la capital del Turia propone como solución construir una infraestructura verde-azul que “reconecte los fragmentos de un territorio desmenuzado durante las últimas décadas”. Así, plantea crear ‘El camino al mar’, una vía de conexión entre todos los pueblos del frente fluvial en paralelo a la playa, un conector en la Punta que una el viejo y el nuevo cauce del Turia y el PAI del Grau, la generación de una nueva zona húmeda entre la Devesa y l’Estany del Canal así como comunicar el Palmar y el Perellonet a través de espacios de gran valor paisajístico.

Sobre el Camino al Mar, el estudio señala que anteriormente ya existía un camino de comunicación entre el núcleo y el mar, pero se había visto troceado por las distintas infraestructuras que habían cruzado esta parte sur. En este sentido, plantea un nuevo trazado que del camino (con la concreción pendiente en fases posteriores) que descurrirá por elementos patrimoniales e itinerarios culturales, por los cascos antiguos de los pueblos y por las acequias que han ido organizado históricamente el territorio. Además, de este itinerario salen itinerarios secundarios, que reconectan barriadas como la de Sant Jordi en la Torre o el Poblets en Castellar.

Según ha explicado Ribó el objetivo es “conocer la hoja de ruta a seguir para conseguir hacer estos pueblos cada vez más habitables y que estén más integrados con la ciudad de València”, además de conocer específicamente cuales son los problemas o la línea de trabajo a seguir”.

“Igual que en la ciudad hacemos carriles bici todos los días, queremos hacer lo mismo entre pueblos. Igual que en la ciudad hay circuitos de viandantes mediante la ampliación de aceras, aquí queremos que se pueda ir caminando de un pueblo a otro. Como se hacía antes” ha asegurado Ribó.

Por su parte, la concejala de Pueblos de València, Lucía Beamud, considera que “los estudios de paisaje sirven para proponer cosas, una hoja de ruta y, a partir de ese punto, es tratar de ir desgranando y trabajándolos uno en uno pero siempre teniendo en cuenta esa idea general, conjunta, de todos los pueblos”. La concejala ha señalado los problemas “de infraestructuras duras de la parte sur y ese desligamiento total que ha existido por la banda de l’Horta, por la parte del norte”.

Del mismo modo, Ribó ha señalado que algunas de las soluciones que propone dicho estudio, “ya están en marcha” como por ejemplo el anillo de l’Horta, que actualmente está en fase de estudio. En este sentido, ha destacado que dichas propuestas son idóneas para poderlas presentar a las ayudas de los fondos europeos como el programa “Next Generation”.

Respecto a la renaturalización del nuevo cauce del río Turia, el alcalde ha destacado que el proyecto no se ha podido incluir hasta que no se ha podido asegurar el caudal ecológico necesario para llevarlo a cabo y se ha mostrado “satisfecho” por el hecho de que el nuevo plan de cuenca del río Júcar incluya un caudal ecológico para el lago de la Albufera y para el nuevo cauce del Turia.

El jefe del gobierno del Rialto también ha puesto en valor el aumento de las inversiones en los últimos años en las pedanías de València y ha recordado algunas de las cosas que se han realizado como la recuperación del patrimonio el refugio de Massarrojos, el chalet Bartual de La Punta, la Barraca de Cotofío en La Torre; protegido las celebraciones como “les corregudes de joies” o la pesca tradicional; o se han dignificado las alcaldías como Massarrojos, Castellar-Oliveral o Casas de Bàrcena.  

ValenciàEspañol