Dulces tradicionales y terroríficos conviven en los hornos valencianos

En los escaparates se pueden encontrar los dulces tradicionales como los buñuelos de viento o los panellets junto a bizcochos y galletas decoradas con telarañas

Con la llegada de la fiesta más terrorífica del año los escaparates se llenan de calaveras, telarañas y monstruos. Todos los comercios y establecimientos aprovechan la celebración de Halloween para atraer al cliente y lanzar productos o descuentos temáticos. Este también es el caso de los hornos y pastelerías que combinan los dulces típicos del Día de Todos los Santos con galletas o bizcochos decorados “para la noche de los muertos”.

Los buñuelos de viento, los panellets y los huesos de santo, los dulces más tradicionales del Día de Todos los Santos, conviven en los escaparates de los hornos valencianos con con tartas, galletas y bizcochos, que están decoradas con diseños de arañas, calaveras o telarañas, o los caramelos y chocolates tematizados, para quien prefiera celebrar Halloween.

Es por eso que desde el Gremio de Panaderos y Pasteleros de València han lazando a través de las redes sociales la campaña #halloweendetodoslossantos para reivindicar que los maestros artesanos pasteleros y panaderos se adaptan a los nuevos gustos sin abandonar las tradiciones y se podrán encontrar un amplia variedad de dulces de las dos celebraciones en estos establecimientos, tal y como explica el presidente del Gremio, Juanjo Rausell.

Para la campaña se ha utilizado el nexo de unión de los dulces de Todos los Santos y de Halloween: la calabaza. Uno de los productos más típicos de estas fechas y también uno de los productos más utilizados en la pastelería artesanal valenciana. Con ella, el Gremio quiere reivindicar que, sea en productos tradicionales o en productos más modernos, el saber hacer de los hornos de barrio “siempre está centrado en satisfacer los gustos de todos los consumidores”.

Es por eso que durante estas fechas se podrá ver en los hornos y pastelerías de barrio la venta típica de los buñuelos de viento, los panellets y los huesos de santo. Los primeros son unas pequeñas bolas realizadas de pasta Choux con masa a base de huevos, harina y manteca y están rellenos de chocolate, crema, vainilla, nata montada y/calabaza o trufa.

Por su parte, los huesos de santo y los panellets utilizan una masa típicamente valenciana, el mazapán. Los panellets están elaborados con una masa de mazapán a la que se le añade huevo, además esencia de sabor y color dependiendo los sabores que se quieran dar: piña, avellana, almendra, coco, fresa, plátano, café, chocolate, vainilla, vergamota, limón y yema. Los huesos de santo deben su nombre a su color y forma que recuerda a un hueso con su tuétano que es el relleno de dulce de yema confitada, aunque también admite otros rellenos como el chocolate o la calabaza.

Aumento del 15% en las ventas de caramelos

Por otra parte, la Asociación Española del Dulce (PRODULCE) ha compartido un informe donde estiman que las ventas de dulces y productos temáticos crezcan alrededor del 15% este año respecto a las del 2020.

Además, indican que la venta de estos productos en España durante la semana de Halloween se ha duplicado en los últimos cinco años, y que esta festividad concentra en torno al al 10% de las ventas anuales para varias empresas del sector del caramelo en España.

“Halloween es uno de los picos más altos en venta de la categoría de caramelos y cada año supera al anterior. La evolución es positiva y prevemos que va a continuar creciendo y consolidándose como un buen momento del año, tanto en el mercado interior como en las exportaciones, y extendiéndose cada vez a más categorías como galletas o chocolates”, afirma Rubén Moreno, secretario general de Produlce.

ValenciàEspañol