Piden a Educación que retrase el inicio del curso al 13 de septiembre

El sindicato CSIF advierte también del intenso calor a principios de ese mes, que agravará el uso obligatorio de mascarilla.

El sindicato CSIF ha pedido hoy a Conselleria de Educación que el inicio del curso escolar 2021/2022 se produzca el lunes 13 de septiembre en lugar del miércoles 8, como ha propuesto la Administración.

La central sindical advierte de que el uso obligatorio de mascarillas elevará la sensación térmica que generan las altas temperaturas habituales en esa época del año. Además, señala la necesidad de adaptar los centros a las medidas y protocolos exigidos por el Ministerio.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) explica que ha trasladado a la reunión de Mesa Sectorial de Educación de hoy su propuesta. El sindicato considera que esos cinco días de diferencia en el inicio de curso respecto al planteamiento de Conselleria permitirían rebajar la intensidad del calor en los centros, cuyo efecto se incrementará por el uso obligatorio de mascarillas, por la falta de aire acondicionado en la mayoría de aulas y por el incremento de alumnado con la disminución de la distancia de seguridad que pretende el Ministerio de Educación.

El sindicato considera necesario también, de cara al próximo curso, una mejora de las infraestructuras y más medidas de prevención, que incluyan, por ejemplo, la dotación de filtros HEPA y medidores de CO2 a la totalidad de aulas. Del mismo modo, recalca que los cambios en los protocolos dictados por el Ministerio requerirán de un tiempo de implantación, por lo que urge a Conselleria a que comience lo antes posible.

CSIF, por otra parte, ha instado a que la aplicación de los denominados Ámbitos en ESO resulte optativa primero y segundo. El sindicato señala que “un cambio de metodología tan importante siempre debe ser optativo y no obligatoria su utilización, como Conselleria impuso para primero de la ESO en el curso 20/21”.

El sindicato, en esta línea, defiende “las especialidades de los cuerpos docentes, la libertad de cátedra y la autonomía de los centros”. Por estas razones CSIF considera que la adopción de los Ámbitos “debería ser una decisión de los diferentes departamentos del centro educativo, y así poner en valor la determinación de cada centro dentro de su autonomía real”.

CSIF exige este cambio legislativo tras un curso de implantación en el que muchos docentes se han mostrado contrariados por la forma de imponer esta metodología por parte de la Administración.

“Se ha aplicado sin más recursos, ni formación específica para el aprendizaje o perfeccionamiento en esta metodología y sin datos tangibles y baremables que demuestren que supone una mejora de la calidad de la educación pública de la Comunitat Valenciana”, recalca el sindicato.

CatalanSpanish