Los enfermeros piden un protocolo ante el aumento de denuncias por pinchazos de sumisión química

Desde el Colegio de Enfermería de Valencia se pide además que se contemple la enfermera de zona de ocio como figura para dar cobertura de cuidados a este tipo de atenciones.

Ante el alarmante número de denuncias de mujeres que sospechan haber sufrido ‘pinchazos’ en lugares de ocio nocturno como discotecas, conciertos, festivales o verbenas, el Colegio Oficial de Enfermería de Valencia (COENV) ruega a la Conselleria de Sanitat i Salut Pública, dirigida por el conseller Miguel Mínguez, que acelere la elaboración y puesta en marcha del, ya anunciado, nuevo protocolo específico para atender a víctimas de sumisión química.

Un documento imprescindible tanto para las víctimas de estas agresiones –porque definirá cómo actuar en caso de que una mujer requiera de asistencia–, como para las/os enfermeras/os y resto de profesionales sanitarios que deben velar por la salud de la población.

Desde el COENV se pide que se acorten los plazos para que la citada guía llegue antes de que finalice el verano y que se amplíe el Protocolo de Atención Integral, Sanitaria y Judicial a Víctimas de Agresiones Sexuales de la Comunitat Valenciana, en vigor desde el año 2019, con la inclusión de la nueva realidad de estupefacientes que se utilizan para la sumisión química como el burundanga o el éxtasis líquido.

Se debe tener en cuenta que, en menos de 48 horas la Comunidad Valenciana ha registrado al menos siete denuncias, según publican varios medios de comunicación, de las que dos de ellas se han producido en la comisaría de Xàtiva, dos en la de Dénia y tres más en el cuartel de la Guardia Civil de la Vall d’Uixó. A estos se sumaría una nuevo caso esta misma mañana en el Arenal Sound en Burriana, según fuentes de la Conselleria de Sanitat Universal. La joven ha sido atendida en el Hospital de la Plana.

Y aunque, hasta la fecha, todas las víctimas que han acudido a un hospital han obtenido análisis limpios, el COENV solicita mayor celeridad en la elaboración del protocolo por la elevada concentración, durante el mes de agosto, de fiestas populares y festivales de música en las que se producen muchas aglomeraciones de jóvenes.

Desde el Colegio de Enfermería de Valencia se pide además que se contemple la enfermera de zona de ocio (o de discoteca) como figura para dar cobertura de cuidados a este tipo de atenciones. Especialmente, recuerda a la delegada del Gobierno en la Comunidad Valenciana que la Enfermería puede asumir ese papel, tras informar Pilar Bernabé de que las Fuerzas de Seguridad del Estado “ya están trabajando para prevenir que se registren casos de una supuesta técnica de sumisión química en la Comunitat Valenciana».

El COENV considera que la Enfermería debe estar presente en las reuniones de trabajo de formación con los empresarios del sector del ocio, además de participar en la definición del Plan Director para centros educativos (con la enfermera escolar) en los que se debe formar a los jóvenes y prevenir cualquier tipo de agresiones sexuales.

El Colegio de Enfermería de Valencia insiste en que son las/os enfermeras/os las/os profesionales que deben tomar las muestras para los análisis toxicológicos (con muestras de sangre y orina) y para detectar la exposición a material biológico. Y por ello, deben conocer de primera mano el protocolo, que también debe incluir profilaxis de posexposición (PEP) –tomar medicamentos contra el VIH dentro de las 72 horas posteriores a una posible exposición a hepatitis C (VHC), sida (VIH) y otras enfermedades que se puedan haber contraído por el estado de la aguja–.

Asimismo, debe establecerse una coordinación muy estrecha entre los servicios sanitarios y los servicios judiciales para descartar situaciones de psicosis o bulos.

ValenciàEspañol