Enfrentamientos verbales y momentos tensos en la retirada De la Cruz de Ribalta

Los simpatizantes de partidos de izquierdas han sido recibidos con gritos de 'putos rojos' y con carteles con las imágenes de los cabeza de lista de PSOE y Compromís con la frase 'lo pagareis en las urnas'.

Varias centenares de personas se han congregado frente al monumento de la Cruz del Parque Ribalta en el día de su traslado.

Con una presencia policial de poco más de una docena de efectivos, a lo largo de la mañana, se han ido sumando defensores y detractores del traslado de este monumento histórico, que ya tan polémico ha resultado para la ciudad de Castelló.

Los momentos más tensos se han vivido con la llegada de concejales de Compromís, partido en el equipo de gobierno, y del que es también responsable de Memoria Histórica, una de sus concejalas.

Con gritos de “rojos”, “hijos de puta” y “lo pagaréis”, algunos de los asistentes de extrema derecha han amenazado a los simpatizantes del grupo de izquierdas, momento en el que se ha vivido algunos instantes de confusión. Pese a esto, el goteo de personas ha sido constante a lo largo de la mañana mientras seguían los trabajos de encofrado de la Cruz.

Con instantes puntuales de tensión ante los insultos de algunos de los asistentes y esporádicos y tímidos gritos de “¡Viva España!” y “¡Viva Cristo Rey!”, se han producido pequeñas confrontaciones aunque los efectivos policiales no han tenido que intervernir.

La excepción ha sido una mujer que ha traspasado el perímetro de seguridad donde se están realizando los trabajos para el traslado y a la que dos agentes de la Policía Nacional han tenido que sacar de ese perímetro de seguridad.

Declaraciones políticas

Por su parte, representantes políticos de diferentes formaciones han querido también realizar sus manifestaciones.

Uno de los primeros ha sido el representante de Abogados Cristianos, que ha insistido en que no hay necesidad de trasladar este monumento y el coste que supone para las arcas municipales.

Sin embargo, por otro lado, también ha asegurado que la Cruz “que quieren destruir será restaurada ya que ellos intentarán que se ponga otra”. A la pregunta de si esto no sería también un nuevo sobrecoste, ha insistido en que no es necesario su traslado.

Por su parte, desde el Partido Popular de Castellón, su portavoz, Begoña Carrasco, ha explicado que la Cruz hace años que dejó de ser un símbolo religioso de solo unos cuantos y han insistido también en el coste que suponen estos trabajos.

NOTICIA EN AMPLIACIÓN

CatalàEspañol