Futuro negro para Ford Almussafes: ¿cerca del fin de una era?

El despido de 630 trabajadores en un ERE, la eliminación del turno de noches, la finalización de los contratos de vehículos y motores, junto a la deslocalización de la producción en plantas de Turquía, desatan las alarmas de todo el tejido productivo y se teme que ocurra un Detroit valenciano

La fábrica de FORD-Almussafes vive una situación de alerta roja. Si no se actúa con rapidez y se frena el desastre que se avecina para los trabajadores, las consecuencias podrían suponer el fin de una era para toda la provincia. ¿Se imaginan paradas de autobuses abandonadas, el complejo deportivo derruido o la población de Benifaió, Sollana y Almussafes reducida a unos edificios vacíos? 630 empleados van a ser despedidos y probablemente se eliminará el turno de noches, además de la falta de contratos automovilísticos a partir de 2023. Estas noticias, unidas a la confirmación de que Ford ha cerrado contratos en nuevas plantas en Turquía despiertan las peores pesadillas entre la plantilla. Esto es lo que ocurrirá si la planta de FORD-Almussafes cierra: una catástrofe para la provincia y nada tiene que ver con el Coronavirus.

“llevamos sufriendo ERES temporales desde noviembre de 2018, mucho antes de la llegada del coronavirus y siempre atribuido a la bajada de ventas”

Jose Miguel Arocas, Secretario General de Comisiones Obreras en Ford Almussafes.

En la última reunión constructiva a la que fueron citados los diferentes sindicatos que defienden los derechos de los trabajadores el pasado 15 de marzo, la multinacional anunció que “le sobraban” 630 trabajadores según el último balance elaborado para el ERE vigente que acaba el 31 de marzo. Con este anuncio, lo más probable es que además se eliminará el turno de noches -aun por confirmar-.

Este último ERE se sumaría a los diferentes despidos intermitentes que se llevan produciendo en la planta desde 2018 y que nada han tenido que ver con la pandemia del Coronavirus: “llevamos sufriendo ERES temporales desde noviembre de 2018. De hecho, justo un mes antes de que apareciera la Covid-19 en marzo, Ford anunció un nuevo ERE de alrededor de 400 personas siempre atribuido a la bajada de ventas” explica Jose Miguel Arocas, secretario General de Comisiones Obreras en Ford Almussafes.

Dentro de la gran plantilla que supone la planta de Ford Almussafes, que se estima en 7.000 trabajadores, hay cuatro grandes sindicatos que defienden los derechos de los trabajadores: Comisiones Obreras (CCOO), la Unión general de trabajadores (UGT), la Confederación general de trabajadores (CGT) y el Sindicato de Trabajadores del Metal (STM).

“Ford ha firmado un contrato con Turquía para producir la Transit CUSTOM”

Jose Miguel Arocas de CCOO.

Todos ellos han rechazado las condiciones que propone Ford porque las consideran “traumáticas”: “hemos solicitado a la multinacional que nos asegure, en varias ocasiones, un plan de futuro que garantice el empleo y la estabilidad de sus trabajadores y nunca hemos recibido respuestas. No firmaremos nada hasta que no sepamos con garantías cuál es el proyecto de Ford para la planta de Almussafes”, recalcaba Arocas.

Los contratos de los modelos de vehículos y motores acaban en 2023

Ford Almussafes centra su trabajo en dos ejes. Por un lado, los motores y por otro, los modelos de vehículos. “Ahora mismo trabajamos en 5 modelos, el S-Max, el Galaxy, el Mondeo y la Transit Connect, que son los modelos que no se venden. Son los que tienen un precio más elevado y el usuario quiere otro tipo de modelos. Solo funciona el Kuga, pero de todos ellos tenemos contrato hasta finales de 2023 o principios del 2024“, explica el secretario general.

“La propia compañía estima en un 18% la aportación directa o indirecta al Producto Interior Bruto regional, con un impacto de 30.000 empleos”

Hace unos meses se dio a conocer que Ford ha firmado un contrato con Turquía para hacer los nuevos modelos de la Transit Custom, lo que preocupa a los empleados de Almussafes ante un posible movimiento de deslocalización de la producción que sería devastador para la provincia de València.

En cuanto a los motores, la planta solo fabrica el Ecoboost 2.0 y el 2.3 cuyos contratos acaban en la misma fecha que la de los modelos de vehículos, al igual que el motor GDI que acaba de ser adaptado. ¿Qué ocurrirá con los trabajadores a partir del 2023?, ¿son todos estos ERES el preámbulo de un cierre definitivo?

El cierre de Ford Almussafes podría hacer de València la nueva Detroit

Ford Almussafes supone una gran parte del grueso del tejido productivo valenciano. El sector del motor y el transporte, incluyendo la industria auxiliar nacida alrdededor de la factoría, representaba el 25% de las exportaciones en 2018, momento anterior a que comenzaran a producirse los ERES temporales. Si la propia compañía estima en un 18% la aportación directa o indirecta al Producto Interior Bruto regional, con un impacto de 30.000 empleos, ¿cómo afectaría el cierre de la planta a la producción valenciana? Sería una catástrofe como ya lo fue la deslocalización del sector automovilístico de Detroit a otros lugares de la propia nación como por ejemplo Los Ángeles.

Michigan Theatre abandonado usado como parking.

Detroit llegó a ser la cuarta ciudad más importante de los Estados Unidos de América a mediados del siglo 20. De 1.900.000 de población en 1950, ha pasado a tener una población de alrededor de los 700.000 habitantes según los últimos censos, lo que ha desplazado a la ciudad al puesto número 18 en el ranking de influencia. Este hecho ha provocado la paradoja de convertir a la ciudad de Detroit en una ciudad semi-fantasma, llena de solares y de lugares emblemáticos abandonados, como el Michigan Theater y podría ser el flash back de lo que le podría suceder a la zona de Amussafes si cierra Ford.

Cómo evitar la catástrofe del cierre de Ford en València

La Generalitat Valenciana ha intentado mantener negociaciones con la multinacional para hacer más jugosa su estancia en la terreta que en otros países: “La Generalitat ha invertido más de 146 millones de euros en la multinacional -de los cuales 49 se desembolsaron en el último año- y de momento no hemos visto cambios significativos”. “Desde Comisiones Obreras pensamos que la Generalitat tendría que poner ciertas cláusulas a los contratos multimillonarios que garanticen el empleo de los trabajadores“, declara Jose Miguel Arocas.

La única solución que parece estar encima de la mesa es la de llegar a un acuerdo para que los ERES no sean traumáticos y conocer el plan de futuro de Ford para Almussafes. “Los trabajadores estamos de acuerdo en que las personas que desgraciadamente tengan que formar parte del ERE temporal lo sean las que estén más cerca de la prejubilación. Si con esas personas no fuera suficiente para cubrir el despido de 630 trabajadores, que bajen la edad un año por debajo del pensado. Lo que no queremos es que esta supuesta falta de gente de una determinada edad sea una excusa para despedir a quienes quieran“, relata el secretario general.

Terrrenos de Ford Almussafes.

Además, las personas que vuelvan del ERE tendrán que mantener la antigüedad y el grado que tenían antes de marcharse de Ford si “quieren que los sindicatos lleguemos a un acuerdo”, ha sentenciado Arocas. Con estas negociaciones, ¿se conseguirá disipar la negror del futuro para la planta y con ello rechazar la idea de que València sea la nueva Detroit?

CatalanSpanish