6.5 C
Valencia

¿Calentar la casa o comprar? Crecen un 15% las demandas de ayuda para pagar recibos

Cruz Roja detectó en 2020, en especial en los meses que siguieron al confinamiento, un aumento en la demanda de estas ayudas de emergencia en los casos más extremos en los que no se podía acceder al bono social por la saturación de otras vías administrativas

- Publicitat -AVL
- Publicitat -

A la desgarradora cifra de la pobreza energética que sufrían casi el 50% de las familias atendidas en Cruz Roja, según los datos de finales de 2019, este año, la pandemia suma una incremento del 15% en los datos de personas que han buscado ayuda para poder pagar los recibos. Y a eso aún hay que añadirle el nuevo incremento en la factura de energética con las últimas y vergonzantes subidas en plena ola de frio que verán su reflejo en los recibos de los próximos meses.

Así, aún sin todos los datos definitivos del impacto que ha supuesto en la Comunidad Valenciana esta situación respecto al aumento de la pobreza energética, es destacable que una parte importante de las llamadas atendidas a través del programa ‘Responde’ que puso en marcha la entidad mostraban su preocupación por poder hacer frente al pago de suministros eléctricos.

En concreto, des de Cruz Roja Valencia indican que ayudaron directamente a más 560 personas en situación de pobreza energética. Y la mayoría, según explican, son mujeres

Y es que, por una parte la pérdida de ingresos que supuso el confinamiento para las economías más débiles y precarias se ha visto reflejada en algunos impagos de suministros cuando lo prioritario era cubrir necesidades básicas. Y por otra, las restricciones en cuanto a los servicios presenciales que ofrecían las administraciones junto a la brecha digital que dejó fuera dels sistema a quienes no tenían herramientas o capacidad para realizar gestiones on-line, ha dificultado enormemente el acceso a otros servicios o medidas como el bono energético social, por ejemplo.

- Publicitat -

Con todo, las intervenciones con personas afectadas por esa denominada ‘pobreza energética’, que se define como la capacidad de los hogares de mantener una temperatura adecuada se han tenido que adaptar también a las nuevas circunstancias. De hecho, el reparto de kits de microeficiencia energética, los talleres de ahorro energético, los pago de suministros eléctricos o reparaciones en el hogar que son algunas de las medidas de la intervención de Cruz Roja se han visto modificadas con la situación actual.

Para incrementar la intervención en el actual contexto de la pandemia, Cruz Roja ha tenido que adaptar sus metodologías para poder seguir atendiendo a las familias más vulnerables. “No podemos entrar en los domicilios, ni hacer formaciones en grupo y por ello se está potenciando las llamadas telefónicas individuales y los webinars grupales para ofrecer consejos de buenas prácticas de ahorro energético, asesoramiento con las facturas y detectar a través de estas llamadas cualquier necesidad adicional de intervención en los hogares como obras ante humedades, problemas de temperatura y confort en la vivienda, cuestiones de riesgo eléctrico, sustitución de calderas, etc”, indican desde Cruz Roja.

- Publicitat -

Hay que añadir además, que este seguimiento de los hogares en situación vulnerabilidad en términos energéticos también ha servido para que la respuesta en esta última oleada de bajas temperaturas tuviera localizadas una parte importante de las familias donde más urgentes han sido las intervenciones por la situación en la que se preveía que se podian encontrar.

: Español

- Publicitat -
- Advertisement -
- Publicitat -Apunt

Segueix-nos

13,562FansMe gusta
978SeguidoresSeguir
2,458SeguidoresSeguir

També és notícia

- Publicitat -CJCV
- Publicitat -Plataforma

Notícies relacionades

- Advertisement -

: Español