Escapes rooms, la nueva tendencia en pandemia

Anar a una fuita room és una de les activitats més segures en temps de Coronavirus i el públic ho sap, per AIXÒ TROBAR una sala lliure per Setmana Santa ha Estat complicat

Con la llegada de la pascua y del buen tiempo siempre ha sido costumbre que la gente salga de casa. Da igual la franja de edad, los más jóvenes solían pasar los días festivos que les libraban del colegio para estar todo el día en la calle. La siguiente generación aprovechaba para disfrutar del ocio nocturno, y el público más adulto solía viajar al pueblo, a la costa, fuera de España… Sin embargo, la irrupción del Coronavirus en la sociedad ha hecho que las rutinas cambien y con ello también la forma de divertirse. En este puente de Semana Santa atípico las escapes rooms han sido la estrella, así como las actividades al aire libre.

Durante el puente pasado era difícil encontrar una hora libre para reservar en cualquier escape room en València, tarea todavía más complicada si se trata de una sala de moda como por ejemplo la de La Película, de The Lock Room, o La Entrevista de Cubick.

Qué son las escapes rooms

Las escapes rooms son unos juegos dirigidos a todo tipuss de público que consisten en que el cliente queda atrapado en una sala y debe descifrar una serie de enigmas para poder salir de ella en un tiempo determinado, normalmente una hora.

Las temáticas son muy variadas, pues pueden haber salas de terror, de tensión, de risa… Pero también tematizadas como las de Harry Potter o Alicia en el País de las Maravillas de The Room Escape.

Por qué triunfan las escapes rooms ahora

Con las restricciones que hay en la Comunidad Valenciana para frenar la expansión del Coronavirus las opciones legales para divertirse son muy pocas, ya que las reuniones en las casas están prohibidas. Por lo tanto, una buena forma de ver a tu círculo cercano y respetando las medidas de seguridad es acudiendo a una de estes salas.

En las salas de escapes es obligatorio acceder con mascarilla, además de que hay suficiente espacio para mantener la distancia de seguridad en todo momento. También hay gel hidroalcohólico repartido por todas las salas que compongan el reto del juego.

“Pensamos que de las pocas actividades que se pueden hacer en grupo esta es de las más seguras”, explica uno de los trabajadores de Paranoia, una de las salas de The Lock Room.

Lo curioso es que mientras todas las actividades están viendo como sus ingresos disminuyen drásticamente debido a la pandemia, las escapes rooms están llegando a más gente: “desde hace unos meses estamos notando que el público que viene es diferente. Antes venían grupos más adultos que habían hecho varias salas de escape mientras que ahora vienen grupos más jóvenes que nunca habían jugado a nada parecido y creemos que es porque las opciones de ocio que hay hoy en día son muy limitadas”, explica un trabajador de la sala La Guarida de Escape Room Selected en Alicante.

Sin embargo, este público menos acostumbrado a los juegos y más joven tiene tendencia a ser más destructivo: “desde las salas de control notamos que tienen más energía a la hora de querer escapar cuanto antes y que los mecanismos y cierres sufren más debido a que muchas veces intentan forzarlo”, explican desde The Lock Room.

La cuestión es que el público, una vez prueba una sala que le guste, suele ir haciendo circuitos de escapes. ¿Continuará esta tendencia una vez se acabe la pandemia del Coronavirus?

CatalanSpanish