Los hoteleros de la Comunitat encaran 2023 con ‘dudas’ pese a rozar cifras precovid el pasado año

Los datos de la patronal Hosbec indican buen comportamiento de la temporada alta en València y Benidorm, y crecimiento anual en Castellón en 2022

Con los datos cerrados correspondientes a la última quincena de 2022, BigDataHOSBEC ha publicado ya el dato adelantado de cómo se ha comportado la actividad hotelera en los diferentes puntos turísticos de la Comunidad Valenciana durante el año pasado.

Benidorm es el punto que registra un mejor dato de ocupación media anual con el 76,3% pero también es el destino que más terreno se ha dejado respecto a los datos de 2019, último año de normalidad: casi 8 puntos de ocupación media menos que se concentran en los periodos de la temporada baja.

Hay que recordar que el primer trimestre de 2022 estuvo marcado por la ola de Omicrón, con una gran cantidad de hoteles cerrados y que este último mes de diciembre ha sido muy duro en cuanto a ocupación con importantes caídas derivadas de la situación económica y geoestratégico.

De hecho, si eliminamos estos meses de la valoración anual, la ocupación media de Benidorm crece hasta el 81,5% que ya está mucho más cerca del 84,2% del año 2019.

Valencia registra un dato anual que roza el 74% de media y se deja algo más de 4 puntos negativos respecto a 2019. Al igual que ocurre con Benidorm, si eliminamos de la media los meses de cierres por Omicrón y el mes de diciembre, en este caso el dato se eleva hasta más del 82% de media y supera los registros del último año de normalidad.

La Costa Blanca mantiene sin embargo una tendencia más estable. La media del año 2022 ha sido del 69%, dato que es prácticamente igual que el registrado en 2019. La Costa Blanca ha compensado las caídas del primer trimestre con ocupaciones hoteleras muy intensas en los meses de la temporada alta.

Castellón ofrece su primer dato anual completo con cargo a la estadística de HOSBEC y registra un 68% de media. Con un alto componente de mercado doméstico (82,4% son turistas nacionales), la industria hotelera de Castellón ha aguantado el tipo en este 2022 y si lo comparamos con el dato medio que proporciona la estadística del INE para el año 2019, el resultado es muy positivo con un crecimiento de casi 15 puntos.

El presidente de Hosbec ha realizado su primera valoración de estos datos anuales de 2022. “La recuperación turística es todavía una asignatura pendiente. La inflación, la subida de los tipos de interés y la crisis energética no ayudarán nada en 2023 por lo que tenemos muchas dudas de cómo se va a comportar la actividad en el próximo año” ha indicado Fede Fuster. Sin embargo, el sector sigue confiando en su fortaleza como prioridad de consumo tanto de españoles como de europeos para trabajar en 2023 en este camino de la recuperación.

“No va a ser nada fácil, hay cuestiones que no nos ayudarán como la tasa turística, pero vamos a luchar por conseguir este objetivo intentando que todas las administraciones sean conscientes de la importancia estratégica del turismo para la economía y sociedad tanto valenciana como española”.

CatalàEspañol