Europa confirma el adiós de los coches de combustión a partir de 2035

Solo se podrán vender modelos 100% eléctricos o de pila de hidrógeno. La industria pide que se agilicen medidas que favorezcan la electrificación

Los negociadores del Consejo Europeo (los Estados miembros de la UE), la Eurocámara y la Comisión Europea alcanzaron este jueves un acuerdo para prohibir la venta de coches y furgonetas nuevas con motor de combustión a partir de 2035.

Además, “a la espera de una adopción formal del mismo, también se ha aprobado una reducción de las emisiones de CO2 del 55 % para automóviles nuevos y del 50 % para furgonetas nuevas para 2030 respecto al año 2021“, informó el Consejo Europeo en un comunicado.

Los fabricantes que no cumplan con esos umbrales tendrán que pagar una sanción de 95 euros por cada gramo de exceso en cada coche de la flota que vendan. Esto permitirá, aseguran en Bruselas, que los automóviles cero emisiones puedan ser, eventualmente, más baratos que los convencionales.

SOLO 100% ELÉCTRICOS Y DE PILA DE HIDROGENO

En principio, la medida supone que en 2035 solo se podrán vender coches que no emitan CO2 cuando circulan. Es decir, a día de hoy, modelos 100% eléctricos y de pila de hidrogeno

Todos los demás, de gas o híbridos (enchufables o no) desaparecerán del mercado, salvo que en el futuro se desarrollasen carburantes que no emitan ese elemento. Solo se hace una excepción para fabricantes de nicho que hagan menos de 10.000 coches al año, a los que se les concederá una moratoria de un año.

El proceso irá en dos etapas, según han explicado las instituciones europeas en sendos comunicados. “A la espera de una adopción formal, los colegisladores acordaron el objetivo de reducir 55% las emisiones de CO₂ para automóviles nuevos y 50% para furgonetas nuevas hasta 2030, en comparación con los niveles de 2021″, dijo el Consejo de la UE. El objetivo acordado es llegar al “100% tanto para coches y furgonetas nuevos en 2035″, agregó.

Se trata del primer acuerdo legislativo alcanzado de Fit for 55, la nueva estrategia europea para reforzar la lucha contra el cambio climático presentada en julio de 2021. Busca que la UE reduzca sus emisiones de gases de efecto invernadero en al menos 55% para 2030 comparados con los niveles de 1990 y que logre la neutralidad climática en 2050.

El mundo está cambiando y tenemos que seguir en la vanguardia de la innovación”, dijo por su parte el ministro checo de Industria y Comercio, Jozef Sikela, que coincide con Timmermans en que este acuerdo “allanará el camino para una industria automovilística moderna y competitiva en la UE”.

REVISIÓN DE OBJETIVOS EN 2026

La decisión supone dar continuidad al acuerdo que adoptó el Parlamento el pasado mes de junio, ratificando una propuesta de la Comisión del año 2021. Además, en 2026 se revisará el progreso en los objetivos de reducción de emisiones. Para ello, se desarrollará una metodología común para evaluar el ciclo de vida completo de las emisiones de CO2 de los automóviles y furgonetas, así como los combustibles y la energía consumidos por estos vehículos.

El pacto de este jueves se suma al de la semana pasada con el que el Parlamento pretende que, desde 2026, haya un poste de recarga para vehículos eléctricos cada 60 km en las principales carreteras. Y cada 100 km para el repostaje de hidrógeno.

Contiene además un refuerzo de otras disposiciones en la normativa como, por ejemplo, reducir el tope de los créditos de emisión que los fabricantes pueden recibir por eco-innovaciones que reduzcan de manera verificable las emisiones de CO₂ en la carretera, hasta 4 g/km por año desde 2030 hasta 2034 (actualmente fijado en 7 g/km por año).

De hecho, la patronal de los fabricantes Acea señaló que la UE será la primera región del mundo en ser totalmente eléctrica ya en 2035 tras una decisión de gran alcance que no tiene precedentes. Por eso, ha pedido a los políticos que aceleren el despliegue de las condiciones necesarias para hacer posible la movilidad de cero emisiones, ya que “no hay tiempo que perder“.

CatalàEspañol