04:02 - miércoles, 28 febrero 2024

Información y noticias de la provincia de Valencia

Evacuan a nueve personas de un edificio por incendio en una vivienda de Cheste

Una vez que los guardias civiles entraron en la vivienda encontraron a un hombre de 86 años en un sofá cubierto totalmente de humo

La Guardia Civil de Valencia desalojó a nueve personas de un edificio porque en uno de los domicilios se había producido un incendio.

Los hechos sucedieron sobre las 13:20 horas del pasado día 10 de febrero cuando un vecino de la localidad de Cheste se personó en el Puesto de la Guardia Civil e informó sobre un incendio en un edificio próximo. El hombre comunicó a los agentes que salía una gran cantidad de humo de una vivienda en la que residía una persona mayor.

A los pocos minutos, los agentes se personaron en el domicilio y observaron que la puerta estaba abierta y salía una relevante cantidad de humo que, incluso, dificultaba la visibilidad.

Ante tal situación, y con la intención de evitar males mayores, los guardias civiles tomaron la decisión de acceder al interior del piso. Una vez dentro encontraron a un hombre de 86 años en un sofá cubierto totalmente de humo. Los agentes evacuaron al hombre y a su perro.

A continuación, se desalojó a ocho vecinos más del bloque, debido a la gran cantidad de humo. Los guardias civiles utilizaron un extintor e intentaron sofocar el origen del fuego; la campana extractora.

Instantes después, llegaron agentes de la Policía Local de Cheste que colaboraron con las labores de extinción. Tras los hechos, accedieron al edificio bomberos de Chiva y Paterna dando por extinguido el incendio a las 14:05 horas.

No se han lamentado víctimas y ningún vecino ha requerido atención de los servicios médicos.

La Guardia Civil de Valencia recomienda las siguientes recomendaciones para mejorar la seguridad en el hogar y otras ubicaciones ante accidentes que pueden producir un incendio.

Muchos incendios domésticos suelen producirse en la cocina, por lo que es importante evitar la colocación de trapos, bayetas u otros objetos inflamables cerca de los fogones, así como estar atentos mientras estos permanezcan encendidos. Si se produce un incendio, no intentar apagarlo arrojando líquidos u otros objetos al fuego, siendo lo más aconsejable es usar tapaderas para apagar el fuego por falta de oxígeno.

En el caso de la calefacción y aparatos eléctricos es aconsejable no sobrecargar la red y mantener el mejor control sobre los mismos durante la noche o cuando abandonemos el hogar.

Para chimeneas o estufas de leña es conveniente no usar líquidos inflamables o gasolina para encenderlas, apangándola igualmente si vamos a salir.

En el caso de las estufas o calentadores de gas, realizar las correspondientes revisiones evitará fallos de funcionamiento.

La inhalación de monóxido de carbono por una mala combustión puede provocar la conocida “muerte dulce”, muy peligrosa porque la víctima no se da cuenta de que inhala el gas por ser invisible y, a veces, inodoro.

Por ello si sentimos malestar general, dolor de cabeza, mareos o nauseas puede ser provocada por una mala combustión de la calefacción. Como solución podemos colocar sensores, ventilar la vivienda ante la aparición de los primeros síntomas o dejar una ventana entreabierta.

En este mismo sentido, los braseros de leña o carbón, si no se usan adecuadamente, pueden provocar un incendio o una intoxicación por monóxido de carbono con posibles resultados fatales.

Es recomendable no conectar muchos aparatos a la misma toma de corriente, ni sobrepasar la potencia admitida por la red y así evitaremos incendios eléctricos, que en caso de producirse no deben ser apagados con agua. Del mismo modo se evitará manipular electrodomésticos con el suelo mojado o descalzos.

Últimas noticias

Contenido relacionado