Arranca en Almassora una excavación para encontrar la entrada original del Torrelló

El arqueólogo, Gerardo Clausell, dirige una intervención que se extenderá durante más de un mes y que ya ha sacado a la luz piezas de cerámica

El yacimiento del Torrelló del Boverot de Almassora vuelve a ser objeto de una excavación, en esta ocasión con el objetivo de hallar el acceso original al antiguo poblado. El arqueólogo, Gerardo Clausell, dirige una intervención que se extenderá durante más de un mes y que ya ha sacado a la luz piezas de cerámica que, tras su limpieza, quedarán expuestas y documentadas en el Museu del Torrelló.

La excavación tiene un coste de 17.600 euros y se enfoca hacia el lateral norte y este de las murallas. Los trabajadores de la especializada aprovechan las buenas temperaturas de este otoño para conocer con exactitud la cronología de la muralla y las diferentes civilizaciones que ocuparon el poblado y lo abandonaron.

Tal como han indicado los operarios durante la visita de la alcaldesa, Merche Galí, y la concejala de Patrimonio, Carmina Martinavarro, al recinto fortificado, en estos momentos el trabajo minucioso se centra en la muralla del siglo II a.C., de donde ya han extraído piezas de cerámica en los primeros días de trabajos al aire libre.

La Conselleria de Cultura ha aceptado la solicitud del consistorio para intervenir en este espacio con el objetivo de extraer nuevos restos y consolidar los tramos recuperados en excavaciones anteriores. De esta manera, el Ayuntamiento de Almassora persiste en su voluntad de incrementar el patrimonio a la vista para favorecer las visitas y su impulso como centro turístico de la localidad.

En este sentido, el arqueólogo municipal mantiene el calendario de excursiones guiadas a petición de entidades, asociaciones, centros de estudios y vecindario para favorecer la difusión de las primeras civilizaciones de Almassora. Así, en las próximas semanas está prevista la excursión del alumnado de la UNED Sénior, que se desplazará en autobús hasta el recinto para completar la formación que recibe habitualmente en el consistorio, y colegios de la localidad.

Pese a las continuas excavaciones desde 2017, la edil de Patrimonio ha recordado que “queda mucho trabajo por delante hasta conseguir recuperar los 2.200 metros cuadrados de superficie, de los que apenas conocemos cerca de la mitad”

CatalàEspañol