Exhumados los restos del que fuera alcalde de Morella, Domingo Borrás

Fusilado en 1941, sus restos se encontraban en una fosa común del cementerio de Castellón, junto a otros ajusticiados en las mismas fechas, muchos de ellos de la comarca de Els Ports.

Los restos del que fue alcalde de Morella durante algunos meses de la guerra civil, Domingo Borrás Pascual, fueron exhumados ayer, 29 de diciembre, en el cementerio civil de Castellón en el marco de los trabajos de exhumaciones de víctimas de la represión franquista dentro de la campaña que impulsa, desde el pasado 7 de noviembre de 2021, el Grupo por la Investigación de la Memoria Histórica de Castellón con proyectos subvencionados por el Ayuntamiento de Castellón y la Diputación.

Domingo Borrás Pascual fue fusilado en Castellón el 10 de junio de 1941 a la edad de 51 años, cuando ya habían pasado más de dos años de la finalización de la Guerra Civil, en una de las acciones de venganza del Régimen Franquista con aquellas personas que habían colaborado con la República.

Domingo Borrás, carpintero de profesión, tan sólo contaba como debido a su ajusticiamiento con su ideología republicana y haber sido un colaborador de Matias Sangüesa, quien también fue alcalde de Morella en los inicios de la República y, posteriormente, presidente de la Diputación.

Desde el Grupo de Investigación trasladaron la información obtenida de Domingo Borrás tanto a los familiares como al Ayuntamiento de Morella y ayer estuvieron presentes en la exhumación conociendo de primera mano el trabajo que se realiza en el cementerio de Castellón.

El alcalde de Morella, Rhamsés Ripollés, ha agradecido los trabajos arqueológicos y ha destacado ”todo lo que significa de recuperación de la memoria tanto para los familiares como para la propia Ciudad de Morella ya que Domingo fue, durante un tiempo, su máximo representante y de hecho, por ello, injustamente le asesinaron”.

Ripollés ha querido añadir que “desde hace tiempo colaboramos con los grupos de investigación e impulsamos proyectos de memoria histórica con el instituto y otras entidades. Todo lo que ocurrió durante la guerra civil y la posguerra ha sido y es una historia silenciada que debemos conocer, desde el respeto y la verdad, para dignificar la memoria de tantos pueblos y familias. Para trabajar ahora y siempre por la paz y la libertad”.

ValenciàEspañol