Las familias de alumnos de Castellón piden volver al 100% de presencialidad en las aulas

Desde FAMPA Castelló Penyagolosa, federación de asociaciones de madres y padres, se demanda también una renovación de protocolos sanitarios

Recuperar la presencialidad en las aulas al completo o actualizar los protocolos sanitarios en caso de que un alumno dé positivo en COVID-19 son algunas de las demandas que la federación de asociaciones de madres y padres de alumnos, FAMPA Castelló Penyagolosa, ha transmitido hoy a Educación, en especial de cara al próximo curso 2021/2022.

A esta reunión telemática han asistido, el director territorial de Cultura y Educación, Alfred Remolar, la jefa de Servicios e Informes, Maria Josep Palmer, y el inspector de Educación, Juan Corchado.

La apuesta de la FAMPA es por la presencialidad, y lo que se pide desde la entidad es evaluar los presupuestos de logística y un cierto compromiso de que el año que viene se eliminen los desdobles en las aulas.

Por su parte, dirección territorial ha resaltado que los datos que se han obtenido en Castelló “han sido muy aceptables”, ya que en todos los cursos la presencialidad ha estado por encima del 80 %. No obstante, ha valorado la necesidad esperar a la evolución de la Pascua y del curso en los próximos meses.

También se ha reivindicado, por parte de la FAMPA, la necesidad de actualizar los protocolos de Sanidad en las aulas, ya que las familias han pedido soluciones debido a los 15 días de confinamiento en casa que han de pasar los alumnos en caso de un positivo en el aula y, por eso, se ha valorado la necesidad de adaptar estos protocolos.

Además, con la evolución de la vacunación del profesorado se considera que se deberían facilitar a las familias y a los alumnos otras alternativas.

La dirección territorial ha explicado que este tema lo trabaja Sanidad y ha asegurado que faltando tres meses para las vacaciones, “seguramente los cambios se hagan sobre todo de cara al curso siguiente”. No obstante, ha recordado que las cifras continúan en aumento y, por tanto, en estos momentos hay extrema cautela.

Atención a las necesidades específicas

Por otro lado, en representación de otras asociaciones y colegios de educación especial, la FAMPA ha pedido que haya una continuidad en el apoyo que se ofrece en educación primaria a los alumnos que sufren enfermedades crónicas cuando pasan a la ESO o a la Formación Profesional.

En concreto, se ha pedido la aplicación del decreto de inclusión y aulas CYL (aulas específicas de comunicación y lenguaje) en secundaria, para reforzar y dar continuidad a los estudios de los alumnos que pueden y quieren continuar.

Palmer ha explicado que las aulas CYL hace poco que han empezado a salir de sexto de primaria, de hecho, en Castelló ciudad hay en el Caminàs y en el Bovalar. No obstante, ha indicado la progresiva incorporación de estas aulas en los IES, así como la dotación de profesores de Pedagogía Terapéutica (PT) y de Audición y Lenguaje (AL) en prácticamente todos los centros de infantil y primaria.

En esta línea, la federación ha reivindicado la necesidad de estudiar la posibilidad de incluir algún tipo de refuerzo en Formación Profesional y en la Universidad, ya que hay alumnos con trastornos como Asperger o dislexia, entre otros, que pueden continuar estudiando, y que han de optar a la enseñanza privada por falta de recursos en la enseñanza pública.

Menos aulas por falta de alumnado

Por otra parte, la FAMPA ha preguntado sobre la supresión de once unidades escolares en la provincia de Castellón y, en concreto, en algunas localidades como en Vila-real o en la Vall d’Uixò.

En este sentido, Remolar ha explicado que, de manera general, “prácticamente todas las localidades están perdiendo población o están en una reducción considerable de nacimientos, que conlleva, a corto plazo, a todo lo que estamos viendo”.

Además, según ha explicado Corchado, se está trabajando en la bajada de los ratios en las aulas, que es constante, ya que están llegando a 20 alumnos en infantil por aula, y se podría mantener.

“Estamos ante un proceso que si conseguimos hacerlo así estamos en un programa que es importante, ya que atender aulas de 20 no es lo mismo que estar con 25 o 28 alumnos”, ha continuado Corchado.

Finalmente, ha asegurado que desde Conselleria, más pronto que tarde, “se intentará llegar a 20 alumnos en la mayoría de los casos”, y ha explicado que se están dando las directrices para que los nuevos colegios tengan escuela de 2 años, “así como se está estudiando el poder tener un aula de esta edad sin necesidad de construir”.

CatalanSpanish