Llega la VIII Fiesta de la Manzana Esperiega al Rincón de Ademuz

El municipio de Vallanca, en el Rincón de Ademuz, acogerá del 25 al 27 de noviembre la octava edición de la Fiesta de la Manzana Esperiega.

Es tiempo de manzanas. Sobre todo, de esperiega. Y hablar de manzana esperiega es sinónimo de hablar del Rincón de Ademuz, paraíso de este fruto único que es símbolo y color de los campos y mercados de esta comarca del interior valenciano.

Un año más, la Asociación Turística del Rincón de Ademuz-ATRA volverá a poner la manzana helada, la dulce esperiega, en el centro de la mesa de una fiesta para saborear no solamente el fruto sino acercarse hasta las tierras del Rincón de Ademuz para disfrutar de unas jornadas llenas de actividades para todos los públicos.

Será el fin de semana del 25 al 27 de noviembre, cuando la localidad de Vallanca, tome el testigo para celebrar la VIII edición de esta fiesta que ya empieza a ser un fijo en el calendario.

En esta edición todos los asistentes podrán disfrutar del tradicional mercadillo con gran variedad de productos donde podrán acercarse más aún al entorno de una comarca tan especial como es la del Rincón de Ademuz.

No se pierde tampoco la Ruta de Tapas tan querida ya entre los seguidores de esta feria, aunque ahí no queda la cosa: talleres, conferencias, comida y cena popular, grupos musicales en directo, un novedoso concurso de “Rompedor de Nueces”, o incluso una representación teatral, como será “La Novia de Vallanca” en la Plaza D. Luis Coromina de Vallanca. Todo ello con la inestimable organización y colaboración tanto de ATRA como del Ayuntamiento de Vallanca.

¿Quieres conocer un poco más sobre la Manzana Esperiega?

La manzana esperiega se cultiva exclusivamente en el Rincón de Ademuz y es considerada como “la reina de las manzanas”.

Debido a las características climatológicas de la comarca del Rincón de Ademuz, se cultivan unas manzanas de calidad que aportan una dulzura y un aroma únicos, la Esperiega una variedad autóctona que sólo se desarrolla y se puede cultivar en el Rincón de Ademuz. La Esperiega es una manzana de pulpa muy dura, azucarada y por ello “más buena de comer”, de buena presencia y que no necesita cámara para mantenerse.

De esta forma su recolección comienza a mediados de octubre y se pueden mantener por sí mismas, hasta abril o mayo. Tras la recolección, la manzana debe permanecer unos 20 o 30 días en casa para transformarse y así su color rojo se hace más vivo y el verde se transforma en amarillo.

La Esperiega es la variedad que en otros lugares se conoce como las “manzanas heladas”, pues el azúcar que contiene se cristaliza y da una sensación de ser hielo. La manzana Esperiega es más tardía en su floración respecto del resto de variedades. Su recogida también se desarrolla más tarde y es la variedad que mejor aguanta el frío, y la conservación dura varios meses sin necesidad de refrigeración.

CatalàEspañol