Las fiestas de San Felipe Neri de La Llosa arrancan su semana taurina con el doble de presupuesto que en 2019

Su alcalde, Ximo Llopis, se enorgullece de un pueblo que roza por primera vez los mil habitantes y que sin embargo crece con la hospitalidad de unos festejos que son estos días punto de encuentro de municipios vecinos

Tras una intensa la semana cultural cargada de actos festivos, de música y de concursos, La Llosa arranca la parte más taurina de sus festejos. Eso sí, lo hace como siempre sin olvidar su devoción al patrón, San Felipe Neri que se celebra este domingo.

Así, desde este sábado y hasta el 11 de septiembre, este pequeño municipio cuyo padrón acaricia los mil habitantes, como explica su alcalde, Ximo Llopis, se crece convirtiéndose cada día en punto neurálgico de encuentro no solo de vecinos sino de personas venidas de otras localidades de alrededor.

“Aquí en los toros, como en todos los pueblos de alrededor siempre viene también gente de fuera. Los aficionados taurinos van de un municipio a otro y nos conocemos todos pero es que además, cuando hacemos cenas populares y orquestas no solo es que La Llosa está abierta a todo el mundo sino que es típico invitar a amigos y gente de fuera a nuestras fiestas”, explica Llopis con el orgullo de un primer edil enamorado de su pueblo.

Como ejemplo de esa hospitalidad basta recordar que la previsión del sopar de caldereta de bou de esta semana es de 1.500 raciones, para un pueblo de 995 habitantes. “Aquí repartimos a los que vienen, se los llevamos a quienes no han podido venir, invitamos a quien se acerque y normalmente con lo que sobra llenamos los ‘peroles’ de todo aquel que quiera llevárselo a su casa para tener ya la comida hecha”, bromea el alcalde.

Por otro lado, en cuanto a la variedad y calidad de los espectáculos y actos que ofrece este año La Llosa, Llopis reconoce que tras dos años sin fiestas por la pandemia, el presupuesto que se maneja “es casi el doble que en 2019” y eso se nota también en las “actuaciones musicales y orquestas” que el municipio se puede permitir en este 2022 o por ejemplo en los premios que se han repartido, “casi unos 1.000 euros”, en una intensa semana cultural marcada por la alta participación de la gente “que ha disfrutado cada día, ya fuera en los concursos y competiciones o en todas las actividades que se han preparado cada noche”.

En cuanto a la seguridad taurina, en especial en un momento tan sensible, Llopis apunta que aunque por supuesto les preocupa, confía en que la responsabilidad y el control de los mismos colaboradores y aficionados, sea tan eficiente como siempre.

“Nosotros tenemos siempre veinticuatro o veinticinco colaboradores taurinos, es decir superando en mucho los 10 que tendría que haber, y tratamos de controlar todo lo que se pueda controlar“, explica Llopis. Además, el hecho de que muchos de los habituales del toro foráneos vengan también de localidades vecinas como Almenara, Xilxes o La Vall, y se conozcan también facilita esa vigilancia.

Sin embargo reconoce que a veces sí que es necesario “pedirle el carne a algún chico que parece especialmente joven para asegurarse de que por su edad, puede estar en el recinto taurino, el tema de los menores hay que vigilarlo muchísimo”, añade.

Dinero del pueblo que se queda en el pueblo

En total, la semana taurina de La Llosa, culminará 16 días de fiesta con actividades pensadas para todos los públicos en las que se han entremezclado desde los campeonatos de parchís, hasta los disfraces y las noches de play-back pasando por ‘els bous’ que protagonizarán los próximos días. Y es que quizás lo complejo y a la vez gratificante de un municipio pequeño, es confeccionar un programa lo suficientemente variado para que pueda agradar o al menos satisfacer a todos los públicos.

Con todo, si hay algo que también quiere destacar el alcalde de La Llosa es que una de las máximas que se intenta potenciar en todo lo que se hace es “que el beneficio se quede en el pueblo”. Así, aunque a través de pequeñas cuantías todos los premios que ha dado el ayuntamiento en cada uno de los concursos celebrados durante esta semana cultural “son premios que se canjean en el comercio local, en los bares, en la farmacia y en las tiendas que hay en el pueblo”.

ValenciàEspañol