Los jóvenes se reinventan para celebrar el “fin de selectividad” por la Covid

Los alumnos de bachillerato optan en su mayoría por celebrar el fin de exámenes de selectividad en una casa alquilada con terraza

“Se acercan las PAU”. Esta es la frase más escuchada durante todo el segundo curso de Bachillerato, la oración más temida, la semana más dura, probablemente, para el alumnado. Las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU) son unos exámenes que se celebran a principio de junio y que según su nota, el resultado decidirá el futuro laboral de las vidas de estos jóvenes. Hoy, esos exámenes han pasado a la historia, y con ello, se abre el paso a la celebración. ¿Cómo será la fiesta de fin de exámenes marcada por la Covid?

“Entendemos que no es momento de juntarse muchas personas. Más bien nos reuniremos el círculo más cercano como mucho”

La pandemia ha cambiado muchas rutinas en la sociedad. Pero si hay un sector que está siendo más castigado es el de los jóvenes, pues están en la época dorada de las aglomeraciones y las fiestas. Algunos habrán pasado el curso completo de Bachiller prácticamente marcado por la distancia social. Otros, habrían guardado sus fotos de graduación con rostros llenos de mascarillas a conjunto, y ahora llega el momento de las fiestas de fin de exámenes. Los jóvenes se han reinventado a la hora de poder celebrarlo.

Víctor, un alumno que hoy ha acabado los exámenes de acceso de la rama social, ha asegurado a este periódico que las dinámicas de celebración han cambiado muchísimo. “Obviamente nos veremos por la tarde para tomar unas cervezas en una terraza, pero eso de quedar para ir a una discoteca y despedirse de los compañeros como toca ha pasado a la historia”, ha explicado.

Y es que en la Comunidad Valenciana los locales de ocio solo pueden abrir hasta las 2:00h, lo que complica que la gente se anime a acudir a estos locales después de cenar: “entendemos que no es momento de juntarse muchas personas. Más bien nos reuniremos el círculo más cercano como mucho”, recalcaba.

En cuanto a los famosos botellones clandestinos, una compañera cuenta que “es verdad que producirse, se producen. Sin embargo, no son nada multitudinarios. Más bien son un grupo de cinco o seis personas que beben en un banco, que al fin y al cabo es más seguro por estar al aire libre”.

El mismo alumno destaca que la práctica elegida más común por los alumnos en plena época Covid para celebrar el fin de exámenes ha sido alquilar una casa, en grupos reducidos, con terraza y piscina, para estar al aire libre y pasarlo bien con la mínima exposición al virus”, concluía.

CatalanSpanish