Los gastos electorales, bajo la lupa de la Sindicatura de Comptes en 2023

Las auditorías también se fijarán en los planes para la mejora de la sanidad en cuanto a la reducción de tiempos de espera o las subvenciones concedidas a distintas entidades con el Plan Resistir Plus, entre otras cosas.

En aras de la transparencia y del control de quienes controlan, la Sindicatura de Comptes continuará ejerciendo, como hasta ahora, su labor fiscalizadora del sector público valenciano. Pero además, por ser este 2023 año electoral, esta entidad ya ha advertido que entre los informes previstos en su Programa Anual de Actuación, están los gastos electorales de 2023.

Así lo ha detallado este martes, al hacer pública en su web el documento con las líneas de trabajo que se aprobó, coincidencias del destino, el pasado 28 de diciembre, día de los Santos Inocentes.

Pero además del dinero que se llevarán campañas y propagandas electorales, otro de los puntos claves que también se pondrán bajo su lupa, será el avance del denominado Plan para la Optimización de Tiempo y Mejora de la Atención Sanitaria (Óptima). Del mismo modo, el control del sistema de gestión de compras sanitarias o las subvenciones del Plan Resistir Plus, que también se encuentran en su programa de fiscalización.

Estos son quizás algunas de la áreas más interesantes para la ciudadanía que se prevé que sean auditadas. Dicho de otro modo, el aviso de los temas que entrarán para examen de transparencia. Sin embargo, cabe recordar que estas advertencias no siempre garantizan que los resultados sean más satisfactorios por el hecho de estar avisadas las áreas que van a ser auditadas.

Por otro lado, pese a que el objetivo de esta fiscalización es “proporcionar a los ciudadanos información sobre cómo se gestionan los fondos públicos y si éstos contribuyen a la consecución de los objetivos de las políticas públicas de una forma eficiente”, como reza la entidad, las conclusiones de los informes hablan siempre de “recomendaciones”.

Es decir, que no son necesariamente vinculantes ni garantizan, en la inmensa mayoría de los casos a no ser que se detectaran anomalías de otra índole, que el hecho de hacer público un informe de la Sindicatura de Comptes, lleve siempre pareja la aplicación de las recomendaciones de mejora o medidas correctoras sugeridas.

60 informes en 2022, uno de los años más prolíficos

Este órgano encargado del control externo de la gestión económico-financera del sector público valenciano publicó en 2022 un total de 60 informes, la segunda mayor cifra sólo superada por los 64 informes de 2020.

De cara al 2023, en los planes previstos está el informe de fiscalización de la cuenta de la Administración de la Generalitat, así como los dedicados a la contratación y a las subvenciones. Además de los informes específicos de los distintos entes.

Otro punto a destacar, responde al dinero que se concede o reparte a través de subvenciones y ayudas de programas específicos. Con lo que se analizará, entre otras partidas, las subvenciones concedidas por el Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (Ivace); las subvenciones del Plan Resistir Plus; el programa 421.70 de infraestructuras educativas; los comedores escolares en los centros educativos de enseñanza primaria; o la atención educativa al alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo.

Control en el ámbito de la administración local

Dentro de su control a las entidades locales, abordará entre otros asuntos, la contratación en 2022; la gestión de tributos locales; la revisión del control que ejercen los ayuntamientos sobre las aportaciones a sus grupos políticos, en poblaciones de entre 20.000 y 50.000 habitantes; o las actuaciones realizadas por los ayuntamientos beneficiarios de las subvenciones destinadas a la transformación digital y modernización de las administraciones de las entidades locales en el marco del Plan de Recuperación.

Además, continuando con su preocupación por las crisis climática y energética, el ente fiscalizador auditará las medidas de ahorro y eficiencia energética a nivel local, en colaboración con el Tribunal de Cuentas.

También iniciará la fiscalización de la cuenta general de las entidades locales de 2022, además de terminar las auditorías iniciadas el pasado año sobre controles básicos de ciberseguridad de las entidades locales; de los controles de seguridad de la nueva aplicación de gestión económico-financiera SEDA en el Ayuntamiento de València; o del entorno de control de los ayuntamientos.

Los ayuntamientos que verán auditadas sus cuentas en 2023 serán Torrent, Alzira, Redovan, Sagunt, Ontinyent, Mislata y Dénia. La rendición de cuentas de las entidades locales se efectúa por medio de la plataforma informática explotada por la Sindicatura de Cuentas, otros órganos de control externo autonómicos y el Tribunal de Cuentas.

Del mismo modo, las universidades públicas valencianas serán objeto de un informe de control formal de la rendición de cuentas. En cuanto al control interno de la propia Sindicatura, el año pasado ya entró en funcionamiento un control adicional consistente en la función de control financiero permanente.

CatalàEspañol