La Generalitat intentará comprar el Trinquet de Pelayo

Así lo ha anunciado la nueva Consellera de Educación, Cultura y Deporte Raquel Tamarit.

La Generalitat retomará las negociaciones para adquirir el Trinquet de Pelayo. Así lo ha comunicado la nueva consellera de Educación, Cultura y Deporte Raquel Tamarit en les Corts Valencianes.

El Trinquet de Pelayo esta en el número 6 de esta calle de València y es considerado como la Catedral de la Pilota Valenciana. Inaugurado en 1868, cuenta con 4 galerías, las de las paredes del dau y el resto más otras dos sobre las murallas, las paredes laterales.

Raquel Tamarit ha explicitado “la voluntad de reactivación de las gestiones para la posible compra, por parte de la Generalitat, de la ‘catedral de la pilota’, el trinquete de Pelayo de València”, y ha añadido: “Es un referente de nuestro deporte y es conveniente que pueda llegar a ser público, de todos los valencianos y valencianas”.

Un espacio único para la pilota valenciana

Este local, al cual se entra a través de un restaurante, es propiedad actualmente de la Fundació de Pilota Valenciana en una colaboración público-privada. No se trata del primer intento de la Generalitat de adquirir este espacio deportivo. El president de les Corts Enric Morera ya propuso esta compra al inicio de la legislatura 2015, sin embargo se mantuvo el acuerdo de alquiler con los actuales propietarios.

La llotgeta es muy ancha y un poquito elevada, pero sin muro de protección para los espectadores, además la llotgeta de las autoridades superior la cubre totalmente, de manera que para enviar la pelota no hay suficiente con una bolea larga, sino que hay que hacerla baja y bien dirigida. En el frontón del dau, y al lado de la llotgeta, hay una puerta que lleva al bar del trinquete, en este sitio también acostumbra a haber gente viendo la partida, así que es otro rincón para defender y/o evitar que se meta la pelota, en caso de que se cierre la puerta el rebote puede hacer extraños o salir amortiguada.

En sus comienzos la tierra era de losas, y hasta los 1920 era de ladrillos. Hasta 1976 fue un trinquete descubierto, es decir, sin techo. Tampoco estaba completamente acotado, ya que, a pesar de que las galerías estaban cubiertas por unas mallas metálicas, las pelotas podían salir por arriba (o por los agujeros)

ValenciàEspañol