sábado, 25 mayo 2024

Información y noticias de la provincia de Valencia

Gestación subrogada: ¿Qué es y cómo está regulada en España?

El nacimiento de la hija de Ana Obregón mediante gestación por sustitución en Miami ha reavivado la polémica

La conocida actriz y presentadora Ana Obregón ha sido madre de una niña a los 68 años por gestación subrogada en Miami. Tras conocerse la noticia, las reacciones de todo tipo y ámbitos no se han hecho esperar, no solo por la forma en la que ha sido madre, sino también por la edad elevada de la actriz.

Cabe recordar, que Ana Obregón perdió hace casi tres años a su hijo, tras morir por un cáncer, con tan solo con 28 años.

Pero después de conocer la noticia que ha reabierto el debate sobre esta práctica, que en España no es legal, a continuación vamos a intentar explicar qué es la gestación subrogada y qué opina la legislación española sobre este tema.

¿Qué es la gestación subrogada?

Esta se refiere a una “forma de práctica reproductiva de terceros en la que los futuros padres contratan a una madre sustituta para dar a luz a un bebé”, tal y como define la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Ya sea con el óvulo o el esperma o no de alguno de los implicados de quien quiere obtener el bebé, la persona que gesta al feto es alguien externo a ellos.

Además, el organismo internacional alerta de que la falta de legislación a nivel internacional deja a los bebés nacidos a través de este método vulnerables a violaciones de sus derechos e insiste en que “la práctica a menudo puede equivaler a la venta de niños”.

Tipos de gestación subrogada

Hay dos tipos de gestación subrogada o por sustitución, divididos por el grado de implicación de la persona gestante.

Por un lado, se considera que es un vientre de alquiler parcial cuando la persona gestante emplea sus propios óvulos para ser fecundados con esperma de un donante o de una de las personas que quieran ser progenitores.

Por otro lado, sería una gestación subrogada completa cuando la persona gestante no emplea sus óvulos, sino que lo porta una vez fecundado con técnicas de reproducción asistida.

¿Cómo está regulada en España?

En España, es ilegal tanto si hay dinero de por medio como si no. En la ley 14/2006, que regula esta práctica, se lee que “será nulo de pleno derecho el contrato por el que se convenga la gestación, con o sin precio, a cargo de una mujer que renuncia a la filiación materna a favor del contratante o de un tercero“.

No obstante, es posible inscribir en el registro a un hijo nacido por gestación subrogada en otro país, para ello se debe aportar una resolución judicial del país de origen en la que se determine la filiación del bebé. La mujer gestante renuncia a la filiación materna a favor del contratante.

Según una instrucción dictada en 2010 por la Dirección general de los Registros y del Notariado, el encargado del registro consular deberá comprobar además que no se ha vulnerado el interés superior del menor, ni los derechos de la madre gestante y, sobre todo, verificar que el consentimiento de la mujer se ha obtenido de forma libre y voluntaria.

Además de ser ilegal, la reforma de la ley del aborto aprobada el pasado mes de febrero considera esta práctica como una forma de violencia contra la mujer, aunque no impone mayores trabas para poder registrar a los hijos gestados en el extranjero. También impide la publicidad de este tipo de prácticas, aunque una simple búsqueda en internet arroja decenas de resultados de estas agencias.

¿En qué países se lleva a cabo?

Los procesos de gestación subrogada de españoles se concentran en Estados Unidos (43,7% de las solicitudes, 1.249 casos) y Ucrania (43,2%, 1.234 casos), siempre según estos datos. El resto, un 13% de las solicitudes, se ha realizado en consulados de India (97), Canadá (75), Turquía (53), México (50) o Tailandia (33) entre otros. Otros países donde las agencias ofrecen sus servicios son Rusia, Georgia.

¿De dónde procede el debate?

Desde colectivos feministas denuncian que “esta práctica es una forma de explotación contra la mujer, ya que muchas de ellas son mujeres pobres que se ven obligadas a esta práctica al no tener alternativas económicas, por lo que el proceso no es realmente libre y voluntario”. De ahí que lo llamen “vientres de alquiler” o “explotación reproductiva“.

“La maternidad subrogada no es una técnica para tener bebés, es un procedimiento mediante el cual se explota reproductivamente a una mujer para apropiarse de su criatura y representa un ataque brutal a nuestra soberanía sexual y reproductiva“, señala la asociación Stop Vientres de Alquiler.

También el Gobierno ha insistido este jueves en que esta técnica supone una forma de “explotación del cuerpo de la mujer” y de “violencia“, según han señalado las ministras de Igualdad, Irene Montero, y de Hacienda, María Jesús Montero.

https://twitter.com/IreneMontero/status/1641022557284442113

La primera ha afirmado además que “hay un sesgo de discriminación por pobreza claro” detrás de estos casos.

Asociaciones de familias que han tenido hijos mediante esta técnica defienden, en cambio, que la gestación subrogada tiene un “carácter altruista, de ayuda a personas con problemas reproductivos para que puedan realizar sus deseos de ser padres o madres“, según la asociación Son Nuestros Hijos.

Ciudadanos es la única formación que defiende abiertamente la gestación subrogada pero siempre y cuando sea de carácter “altruista” y se lleve a cabo en un marco legislativo de estricta protección de los derechos de los menores.

El portavoz adjunto del partido naranja, Edmundo Bal, ha insistido en que su grupo no defiende el modelo conocido como “vientres de alquiler“. Y al hilo del caso de Ana Obregón, Ciudadanos mantiene que lo fundamental en España es solucionar la “situación de inseguridad jurídica en la que quedan de los niños” puesto que la Sala Primera del Tribunal Supremo ha negado, mediante sentencia, “la posibilidad de que la filiación no sea nada más que por adopción“.

En opinión de Bal es necesario que el Gobierno, aunque no está de acuerdo con la gestación subrogada, ayude a solucionar esta “brecha jurídica” con el fin de proporcionar seguridad a los menores.

Por su parte, el PP, por boca de su portavoz en el Congreso, Cuca Gamarra, ha calificado este debate de “complejo” y ha insistido en que debe ser abordado “desde la reflexión serena” primando siempre “la protección de los menores“.

Últimas noticias

Contenido relacionado