Giner denuncia que en 2022 ha aumentado la caída de árboles en un 60%

Censura la “pésima” gestión de la vegetación urbana y recuerda que el gobierno de Ribó cerrará 2022 con 1.300 alcorques vacíos

El portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Valencia, Fernando Giner, ha denunciado nuevamente el “descontrol” en la gestión de la poda y el arbolado en la ciudad de Valencia. Así, ha explicado que en 2022 se han caído un 60% más de árboles que en 2021, con importantes repuntes en algunos barrios como l’Eixample, Quatre Carreres o Rascanya.

“A fecha de noviembre de 2022 se habían caído un total de 249 árboles en la ciudad de Valencia, mientras que la cifra a cierre de 2021 era de 157. Es decir, casi 100 más, y todavía queda un mes para que acabe el año”, ha apuntado.

“Lo hemos dicho por activa y por pasiva: el gobierno de Ribó tiene totalmente abandonada la vegetación de esta ciudad, y las consecuencias son muy claras: árboles que caen y ramas que se desprenden en mitad de la calle poniendo en peligro la seguridad de los viandantes. Tenemos el ejemplo de las ramas del Parterre, pero estas cifras demuestran que el problema es genérico en toda Valencia”, ha continuado al respecto.

Así, ha destacado algunos casos “muy preocupantes” como por ejemplo el de l’Eixample, que ha pasado de 5 árboles caídos a 18. O el de Campanar, que ha pasado de 11 a 20. “Sin embargo, el barrio que más castigado ha estado este año por el descuido de la vegetación ha sido Quatre Carreres, donde se han caído 44 árboles tan solo hasta noviembre de 2022, mientras que en 2021 fueron 23. En total, un 91% más. También alarmante es el caso de Rascanya, que ha pasado de 6 a 22, un 226% más de caídas”, ha explicado en este sentido.

“O Benimaclet, que se ha disparado un 900% al pasar de 1 a 10. Le pido al gobierno de Ribó que tome responsabilidad de una vez por todas con este asunto, y que rinda cuentas por esta alarmante pérdida de vegetación urbana en tan solo un año. Ser verde y ecologista no es solo anunciar cuatro power points con renaturalizaciones por toda la ciudad. También es cuidar y mantener la vegetación ha existente”, ha defendido.

En este sentido, Giner ha recordado episodios como la caída de una rama en el ficus del Parterre y también en San Agustín, así como la caída de un árbol en San Isidro que despertó las alarmas de los vecinos.

“Por no hablar de los árboles que no se han caído pero que suponen un verdadero problema en el día de los valencianos por estar absolutamente descuidados. Barrio al que vamos, barrio en el que nos sacan quejas por falta de poda: ramas que han crecido tanto que se meten en las casas de los vecinos, nidos de ratas en las copas de los árboles porque no se han cuidado… Problemas que al final ponen en jaque la seguridad y la salubridad de esta ciudad, así como la salud de la propia vegetación”, ha indicado.

Del mismo modo, el portavoz de la formación liberal ha destacado que el equipo de gobierno todavía no ha sido capaz de presentar el plan director del arbolado, que fue aprobado en septiembre de 2020. “Dos años han pasado y todavía no tenemos el documento. Un documento que pedimos nosotros y que, entre otras cosas, incluye un protocolo de gestión para el riesgo de caídas. Algo que, visto lo visto, necesitamos con mucha urgencia”, ha apuntillado.

Además, Giner también ha criticado la “pobre” gestión de los alcorques. “Por mucho que el gobierno se haya puesto las pilas en los últimos meses para demostrar que está haciendo algo, lo cierto es que no va a ser suficiente”, ha indicado.

“En octubre habría más de 3.500 alcorques vacíos en toda Valencia y, cuando acabe la campaña de plantación de la que tanto han sacado pecho, seguirá habiendo 1.300. Una cifra preocupantemente alta teniendo en cuenta que los alcorques vacíos suponen un riesgo para la gestión de plagar y también tienen peligro de caídas para los vecinos. Por no hablar de la imagen de abandono que dan a la ciudad”, ha finalizado. 

CatalàEspañol