La hostelería de Almassora sólo pagará el 25% de la tasa de terrazas en 2023 ante la crisis energética

El consistorio extiende las medidas aplicadas por COVID, ahora por la inflación, a 85 negocios

El Ayuntamiento de Almassora ha anunciado al sector hostelero que en 2023 le aplicará el 25% de la tasa por la ocupación de la vía pública que corresponde a las mesas y sillas de las terrazas debido a la crisis energética.

Así lo ha avanzado el concejal de Hacienda, Santiago Agustí, que trabaja en el cierre del presupuesto del próximo ejercicio, marcado por el auge de los precios.

Será el cuarto año consecutivo que el consistorio aplique medidas correctoras a la tasa municipal de las terrazas de la hostelería para aliviar la situación económica del sector. En el caso de 2020, el Ayuntamiento de Almassora eliminó por completo la liquidación de la tasa habitual para mesas, sillas y también los puestos ambulantes del mercado exterior debido al confinamiento y la imposibilidad de trabajar del sector para garantizar la salud pública.

En el caso de 2021, con la flexibilización de las medidas sanitarias, Almassora redujo la tasa al 50% respecto al precio habitual para los comerciantes del mercado ambulante, que retomaron su actividad, y mantuvo la exención del pago para la hostelería durante todo el año.

Ya en 2022, con la recuperación progresiva de la actividad, los bares y restaurantes de Almassora han pagado el 25% de la tasa y los vendedores ambulantes han mantenido su bonificación a la mitad.

Tal como ha indicado la alcaldesa, Merche Galí, la medida beneficiará a 85 familias de Almassora dedicadas a la hostelería que pagarán sólo una cuarta parte de la tasa que abonaban en 2019 y anteriores.

De hecho, surge también como aliciente para que otros empresarios se animen a abrir negocios similares en la localidad, por lo que la cifra podría incrementarse durante el próximo año.

Reunión CEV

Por otro lado, Galí se ha reunido con el presidente de la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV) Castellón, Luis M. Martí. Ambos han coincidido en la grave situación que está sufriendo el clúster cerámico debido al desmesurado incremento de los costes energéticos. En este sentido, han alertado de que esta situación puede desembocar en una deslocalización del tejido empresarial del sector y en un incremento del desempleo.

En esta línea, Martí ha puesto de manifiesto durante el encuentro que, en el corto plazo “sólo con estas medidas coyunturales podremos salvar a nuestra industria y, por ende, al resto de sectores empresariales de la provincia, sin olvidar otras medidas a medio y largo plazo para facilitar la investigación en una tecnología energética sustitutiva, que hoy no existe, así como para mitigar el auge de los costes energéticos”.

Por su parte, la alcaldesa de Almassora ha trasladado su apoyo al sector y ha solicitado nuevas medidas que ayuden a estabilizarlo en un momento de grave crisis en los mercados.

Galí ha recordado que la localidad cuenta con 11.000 personas que trabajan en el sector industrial, cifra que representa un 42% de la actividad económica frente a la media del 25% provincial.

En la misma línea, ha incidido en que el pleno acaba de aprobar la creación de la primera Entidad de Gestión y Modernización, en este caso para el polígono SUPOI-8, donde se emplazan las factorías de mayor tamaño del municipio.

Además, desde este año bonifica un 30% del ICIO a las empresas que apuesten por energías renovables o sistemas de cogeneración para el autoconsumo en respuesta a la crisis energética global.

CatalàEspañol