Hosteleros de Honduras cierran sus terrazas para de denunciar el plan de recortes

Denuncian que la decisión que han tomado supone tener que hacer frente a pérdidas de cerca de 200 euros al día, despidos y bajar la persiana.

Hosteleros Honduras y Blasco Ibáñez han vuelto a protestar contra el recorte de terrazas aprobado por el Ayuntamiento de Valencia. Lo han hecho decretando hoy miércoles una jornada de cierre de terrazas, a la que se han ido adhiriendo locales afectados por esta medida.

De esta manera, han querido visibilizar el impacto económico y social que tendrá esta decisión que afecta a 72 locales, que tachan de “injusta y arbitraria” y que llevarán al Juzgado.

Acompañados por vecinos, que les han mostrado su apoyo desde que se anunciaron los recortes, han pedido al alcalde Valencia, Joan Ribó, y a la edil de Espacio Público, Lucía Beamud, que paralicen los recortes.

De hecho, han recordado que los establecimientos difícilmente podrán hacer frente a las pérdidas económicas si se les recortan las terrazas. Unas pérdidas, han señalado, que ascienden a casi 200 euros al día euros y que conllevarán reducción de plantilla y cierres definitivos.

De la misma forma, les han reclamado que pongan en marcha una mesa de trabajo para abordar los problemas de ruido e inseguridad a los que se enfrenta el barrio. Al respecto, han recordado que los propios hosteleros, junto con gran parte de los vecinos del barrio, han presentado oficialmente una batería de propuestas concretas para ello y una petición de reunión.

Sin embargo, han asegurado que no han tenido ninguna respuesta al respecto, más allá de lo que responden a través de los medios de comunicación. Una actitud que tampoco entienden, ya que, entienden que, un caso de graves y drásticas consecuencias como este, debe ser tratado personalmente con los afectados. Pero, “este Ayuntamiento sigue cerrado en banda y poniendo el foco de los problemas del barrio en las terrazas porque le resulta la vía más fácil”, han subrayado.

Al respecto, han querido volver a dejar claro que la actividad, mayoritariamente diurna, de las terrazas y el perfil de sus usuarios, que también es mayoritariamente residente en el barrio, evidencia que no son el principal foco del ruido, tal y como los propios datos del Ayuntamiento muestran. Apenas un 3% de las denuncias por ruido van vinculadas a la actividad de las terrazas.

Un hecho que también ha quedado corroborado tras la celebración de Halloween. En este punto, han explicado que esta fiesta no ha provocado molestias y graves problemas en el barrio, porque al caer en Puente los estudiantes se han ido mayoritariamente a sus casas y las terrazas han trabajado y funcionado con normalidad.

CatalàEspañol