Los hoteleros advierten que la tasa turística aumenta la presión fiscal a tres de cada diez valencianos

La Asociación Empresarial Hosbec pide al PSPV que vote no a la proposición de Ley mañana en las Cortes Valencianas

Los empresarios hoteleros y turísticos de la Comunidad Valenciana apuran hasta el último momento para que el PSPV vote en contra de la proposición de Ley que permitirá la entrada en vigor de la tasa turística. Este miércoles 24 de noviembre se ha debatido en Les Corts y previsiblemente mañana se llevará a votación. Consideran que la medida ahondará la presión fiscal para un 30% de la población de la región, que es según sus datos quienes pernoctan en hoteles.

En un comunicado la patronal Hosbec afirma que es un impuesto “inoportuno” que castiga a empresas que no han superado aún los efectos de la crisis del Covid y que atraviesa “una compleja situación económica derivada de la inflación y de los incrementos de costes energéticos y de alimentación que forman parte básica de su prestación de servicios”.

Así, anuncia que va a estudiar la impugnación de esta norma ante los tribunales, “ya que un impuesto que nace bonificado al 100% es un impuesto claramente innecesario que no debería siquiera pasar de la fase de documento borrador”. Además, consideran que la vía para crear tasas municipales, como esta es a través de una modificación de la Ley de Haciendas Locales.  

Además, denuncia que “no se dispone de informe alguno que avale la conveniencia y el ajuste a derecho del impuesto que se va a aprobar.  No se ha requerido ni informe del Consejo Jurídico Consultivo ni informe del Consejo Económico y Social, ante el más que posible pronunciamiento en contra de esta norma”. 

Por otra parte, la entidad pedirá a todos los partidos políticos que incluyan en sus próximos programas electorales la derogación de esta norma antes de su entrada en vigor que está prevista para 1 de enero de 2024. 

Y una petición directa a Ximo Puig para que mantenga en el cargo al secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, que hasta la fecha ha mostrado públicamente su desacuerdo con la iniciativa. En él confían los empresarios para coordinar y monitorizar los efectos de la aprobación de este nuevo impuesto en la imagen turística de la Comunitat Valenciana en los diferentes mercados y poder tomar las medidas legislativas necesarias de reforma o supresión.

No es la primera vez que la patronal insta a las Cortes Valencianas ha cejar en la aprobación de esta medida impositiva, si bien ahora ya centran los tiros en el partido Socialista como último recurso. En esta formación es donde más dudas ha podido generar el proyecto de Ley que nace con la postura manifiestamente enfrentada del titular de Turismo autonómico, quien llegó a insinuar su dimisión en caso de prosperar. Él ha sido también una de las numerosas voces que se han suscrito a la plataforma #Noalatasaturística.

Ningún municipio más allá de València ha solicitado o se ha manifestado favorable a aplicar el recargo de esta nueva figura impositiva, recalca Hosbec. Y señala que es València uno de los municipios más favorecidos por los fondos Next Generation que tiene que gestionar en los próximos meses precisamente en estrategias de sostenibilidad y por mayor cuantía que la recaudación de la ‘tasa’.

Ni siquiera la Síndica del PSPV, Ana Barceló, que es candidata a la alcaldía de Alicante se ha mostrado favorable a aplicar este impuesto en esa ciudad. Ningún otro alcalde se ha manifestado favorable a un nuevo impuesto porque son conscientes de los riesgos que conlleva este nuevo dumping fiscal que se ha creado entre destinos turísticos de la propia Comunitat”, puntualizan los empresarios. 

Desde la entidad manifiestan que el turismo es un sector salvavidas de la economía valenciana. “Ante una grave crisis industrial y de las empresas tecnológicas, el turismo y todo su efecto arrastre será la actividad que contribuya decisivamente al empleo, ingresos y contribución al PIB”. Y consideran que el nuevo impuesto puede comprometer ese futuro.

Además, a su juicio la industria hotelera y del alojamiento turístico valenciano va a perder competitividad respecto a otros destinos. “No sólo el segmento vacacional va a resultar afectado, sino sobre todo el urbano, el de negocios e incluso el turismo de interior”.

También ponen el foco en el perjuicio que ocasionaría a la sostenibilidad porque consideran que “la ‘tasa turística’ va a premiar al turismo menos sostenible: al no regulado y que no crea empleo, y todo el que se desarrolla en torno a la economía sumergida”.

CatalàEspañol