Huelga indefinida en Kamax Museros por las medidas de flexibilidad y los incentivos salariales

La plantilla de Museros denuncia 'incumplimientos' constantes de la dirección del grupo alemán en los acuerdos laborales alcanzados en los últimos años

El Comité de Empresa de la factoría Kamax de Museros ha convocado un huelga indefinida, que comenzó el pasado lunes 14 de noviembre, ante “constantes incumplimientos en los acuerdos laborales por parte de la dirección del grupo alemán, concretamente, en medidas de flexibilidad e incentivos salariales. La planta ubicada en este municipio de l’Horta Nord y especializada en tornillería para el sector automovilístico cuenta con una plantilla de más de 300 personas.

El presidente del Comité de Empresa, Javier Ortiz, señala que la empresa lleva “tres o cuatro años” que por falta de capacidad y al asumir más producción de la que puede realizar, hace la planificación de producción de lunes a sábado, lo que provoca que “muchos compañeros estén trabajando gratis los sábados”.

En este sentido explica que “hace diez años se firmó un acuerdo de flexibilidad para imprevistos de faena por picos de subida, en los que se trabajarían también sábados; o de bajada, para que no se aplicasen ERTES y el personal pudiese cobrar su sueldo recuperando posteriormente las horas”.

“El contrato recoge que el horario es de lunes a viernes y a tres turnos, además incluye un acuerdo de flexibilidad en el que se pueden realizar hasta 200 horas al año por imprevistos como, por ejemplo, si viene una urgencia de Ford. No para falta de capacidad como la están aplicando. Hay compañeros que llevan más de viente sábados trabajados” manifiesta Ortiz.

Huelga Kamax Museros | UGT FICA

A esto se suma “la grave pérdida económica” sufrida en los últimos años al vulnerarse los incentivos pactados, como la prima por producción. “Llevamos cuatro o cinco años en los que las subidas que se deberían aplicar por convenio, no se hacen. Estamos sufriendo una pérdida de poder adquisitivo y hay trabajadores que están ganando menos dinero ahora que hace diez años haciendo mucha más producción” afirman.

“Exigimos que la empresa cumpla con la flexibilidad que se firmó y en caso de no poder cumplirse por falta de capacidad, se debe complementar con 60 euros a los empleados que trabajen los sábados por la mañana y con 90 euros por la tarde. Es tiempo libre de los trabajadores y no se firmó para ello el acuerdo” señala el presidente del Comité. Igualmente piden recuperar parte los incentivos perdidos y que se paguen 120 euros al mes fijos a cada trabajar, “aunque ello no cubra totalmente esas subidas de producción “.

Huelga secundada por el 75% de la plantilla

Todo ello les ha llevado a una huelga indefinida que, según fuentes sindicales, está siendo secundada por el 75% de la plantilla lo que está provocando que la producción esté “casi toda parada” y solo salga un 10% de la mercancía desde la planta. Además, denuncian que “están habiendo presiones a algunos trabajadores por parte de la dirección y los gerentes, o amenazas a empleados o jefes de equipo para que no secunden las protestas condicionando su futuro laboral”.

En este sentido reiteran que llevan más de dos años denunciado esta situación ante la dirección y que le han tendido la mano en varias ocasiones e incluso han ampliado el plazo previo a la huelga con el objetivo de llegar a un acuerdo, pero que “aunque desde la empresa están enviado comunicados, no se quieren sentar a negociar”. “La empresa no hace nada por intentar solucionarlo” concluyen.

CatalàEspañol