La huerta de Benimaclet enfrenta posiciones entre PSPV y Compromís

La edil socialista propone el cierre del brazo de Alegret y habilitar otros para seguir con el riego, mientras que el concejal de Compromís prefiere rehabilitarlo y conservar su patrimonio

El cierre del brazo del Alegret, perteneciente a la acequia de Mestalla, es el nuevo causante de las discrepancias entre los socios del gobierno del Ayuntamiento de València. Este ramal que permite el regadío de más de 40.000 metros cuadrados de huerta en Benimaclet, 20.000 metros de huertos urbanos y otras 20.000 de huerta cultivada por agricultores profesionales, transporta también aguas residuales de los edificios próximos.

Por ello, tras la denuncia del Seprona y encontrar vertidos irregulares de aguas residuales, la concejalía del Ciclo Integral del Agua (PSPV), encargada de esta gestión, propuso cerrar este ramal y habilitar un nuevo circuito para que los agricultores pudiesen seguir regando sus cultivos. Sin embargo, esta decisión no acaba de gustar ni a la Asociación de Vecinos de Benimaclet, gestora de los huertos urbanos, ni al parecer al concejalía de Agricultura (Compromís) que se ha mostrado contrario a esta decisión.

El portavoz de la Asociación de Vecinos de Benimaclet, Paco Guardeño, señala que el paso de las aguas residuales no es un hecho nuevo y que lleva produciéndose más de una década y “ninguna administración ha hecho nada”, por ello califica de “vejación de funciones de este Ayuntamiento y de los anteriores no haber vigilado los vertidos” durante todo este tiempo.

Este brazo nace concretamente detrás de los Jardines de Viveros y recorre alrededor de 600 metros hasta llegar a la huerta por lo que según manifesta Guardeño “es muy fácil de averiguar” dónde está el problema y cuales son los edificios de la zona que estarían afectando con las aguas residuales a las acequias. “Nosotros queremos que se solucione el problema por el cual alguien vierte residuos a la huerta, es sencillo mirar quién contamina y pararlo” explica.

Del mismo modo, afirman que la solución no pasa por inutilizar el brazo de Alegret porque con ello estarían “destrozando un patrimonio histórico reconocido mundialmente”. La entidad vecinal recoge en un escrito que eliminar este tramo supone “perder un bien histórico valenciano porque la huerta de València está incluida en la lista de Patrimonio Agrícola de la FAO (SIPAM) desde el 27 de noviembre de 2019”.

Esta misma posición es la que también defienden desde Compromís y exactamente su edil de Agricultura, Alejandro Ramón, quien este mismo jueves propuso “apostar por la rehabilitación del patrimonio y de una acequia histórica desde hace muchos siglos, para que continúe siendo así y no se convierta en un desagüe”. “Antes que tener espacios abandonados tenemos claro que preferimos espacios de producción agrícola”.

“Apostamos por hacer lo mismo que ya está haciendo la Concejalía del Ciclo Integral del Agua en Castellar, invertir para desconectar casas que desaguan residuos fecales a acequias y conectarlas al alcantarillado; si ocurre lo mismo en el brazo de Alegret se puede hacer esto mismo para que por esa acequia solo discurra agua limpia para los agricultores y agricultoras” explica Ramón.

Además, la entidad vecinal explica que con ello se podría destruir la iniciativa social y ciudadana de los huertos urbanos de Benimaclet que están en funcionamiento desde hace más de 9 años y que explican “son un modelo de autogestión, sostenibilidad y recuperación del territorio”. Entre los usuarios de estos huertos se encuentran dos colegios públicos y diferentes asociaciones como la Asociación para la cooperación entre comunidades (ACOEC) o Nova Opció.

También remarcan que es “muy sospecho que ahora justamente en esta acequia próxima a un tramo del PAI de Benimaclet, este ocurriendo esto cuando tan solo son 600 metros” y que “seguro que también sucede otras zonas urbanas de València como Orriols, Patraix”.  

Plan desconexión de vertidos

Por su parte, la edil del Ciclo Integral del Agua, Elisa Valía, explica que desde su departamento se trabaja en un plan para la desconexión de vertidos y su conducción hacia un colector en toda a ciudad para “contribuir al presente y al futuro de la huerta de València” y por ello “es fundamental llevar a cabo estas actuaciones para seguir adelante con el plan de proteger la huerta y garantizar agua de calidad a los agricultores”.

Asegura así que “el agua del brazo de Alegret sirve para regar campos de agricultores y de la Asociación de Vecinos de Benimaclet y todos seguirán disponiendo de agua para riego, pero de mucha mayor calidad” y que “en ningún momento se ha dejado ni se dejará de suministrar”. Además, asegura que esta área no actúa sobre el patrimonio agrícola, ni el Ayuntamiento interfiere en la gestión de las comunidades de regantes, pero sí está a su disposición.

CatalanSpanish