Una familia no puede enterrar a un fallecido por la falta de nichos en el cementerio de Benimàmet

Los partidos de la oposición, el PP y Ciudadanos, alertan que en el cementerio de Campanar o el Cabanyal tampoco hay nichos disponibles

Una familia no ha podido enterrar este fin de semana a un familiar recientemente fallecido en el cementerio de Benimàmet por falta de nichos y tuvo que trasladarlo hasta Campanar para poder darle sepultura. Esta situación ha provocado la reacción de los partidos de la oposición del Ayuntamiento de València, Ciudadanos y el Partido Popular, que han reclamado al delegado de Cementerios, Alejandro Ramón, que amplíe con “urgencia” el número de nichos de Benimàmet y Campanar, que también tiene un espacio reducido.

El concejal del Grupo Popular, Carlos Mundina, ha lamentado que “la falta de previsión del Gobierno de Ribó y PSOE haya provocado que una familia no pudiera este fin de semana enterrar a un ser querida”, así como la falta de coordinación “al no advertir a la familia que el cementerio no disponía de nichos”.  

Mundina ha asegurado que en el mes de octubre del año pasado desde el Grupo Popular  advertimos de la situación que se vivía en diferentes cementerios de la ciudad pero desde el Gobierno de Ribó  como se ha podido comprobar “no se hizo nada y ha pasado ya medio año desde entonces”. El PP ha vuelto a preguntar en la comisión de ecología urbana de esta semana por la situación en los distintos cementerios municipales, así como saber cuándo se van a comenzar las obras de construcción y finalización de las mismas.   

“Lo que ha pasado en Benimamet es una muestra más de la nula gestión del Gobierno de Ribó y PSOE en València. Llegan siempre tarde y mal, pagando los vecinos de la ciudad su falta de gestión”, alerta Carlos Mundina, quien recuerda que “en octubre del año pasado tenían por ejecutar 400.000 euros de la partida de cementerios y que podría haber invertido en construir nichos en los cementerios de los pueblos y pedanías de la ciudad”.     

Ahora se aprobó una modificación de créditos en la Junta de Gobierno de la semana pasada de 400.000 euros para construir nichos. “Llegan tarde y mal, han pasado más de medio año desde que denunciamos la situación y se aprobó la modificación de créditos hace una semana”, añade Mundina.

Del mismo modo, la concejala de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Valencia, Rocío Gil, ha manifestado que lo ocurrido “solo tiene un culpable, y ese es el concejal de Cementerios por su falta de planificación, gestión y previsión en la construcción de nichos en el cementerio. Él sabe perfectamente desde septiembre de 2020, hace año y medio, que en Benimàmet hay capacidad para hacer 190 unidades, pero no ha hecho nada”.

Más casos en el Cabanyal

Gil ha asegurado que el problema no sólo afecta a este espacio funerario sino también a otros como el del Cabanyal, donde hace varios meses ya están derivando al Cementerio General, así como a Campanar, El Palmar y el Grao, donde no hay espacio, salvo cuando caduquen las concesiones de nichos.

Por ello, la concejala Rocío Gil ha manifestado que el equipo de gobierno “debe empezar a estudiar la construcción de más nichos en el Cabanyal porque solo queda terreno para 530, sin incluir los 140 citados, y obtener terrenos en la parte norte del camposanto así como en Campanar, donde no hay sitio”. Asimismo ha recordado que las últimas actuaciones en Benimàmet fueron en 2020, con la construcción de 50 nichos sencillos y 184 columbarios.

Además, según explican desde Ciudadanos, varias familias de Poblats Marítims han comentado estos días casos de este tipo, explicando que querían enterrar a sus familiares en el Cabanyal pero los han derivado al General. “El Ayuntamiento adjudicó a finales de marzo construir 140 nichos, con un plazo de dos meses de ejecución, pero las obras ni se han empezado y esto lo sabe el concejal de Cementerios”.

La edil de la formación liberal, Rocío Gil, ha indicado que las empresas funerarias “desplazan a fallecidos cuyas familias quieren enterrarlos en el Cabanyal a otros camposantos, en especial al General, pero luego no existe un compromiso u ofrecimiento para volver al Cabanyal, y es algo con lo que debe comprometerse la corporación municipal”.

“Proponemos que una vez pasados los cinco años, como marca la normativa funeraria, y con el consentimiento de la familia, tengan la posibilidad de trasladar a la persona al camposanto donde inicialmente quería ser enterrado, a cargo del Ayuntamiento”.

ValenciàEspañol