El incendio de La Vall d’Ebo calcina una superficie igual a la mitad del término municipal de Alicante

Las cifras que han mantenido en vilo a las comarcas de La Marina Alta y El Comtat

El incendio de la Vall d’Ebo que ha mantenido en vilo a todo el país desde la noche del sábado 13 de agosto ha dejado numerosas cifras. Sin lugar a dudas, la tremenda es la de las 12.150 hectáreas quemadas en un perímetro de 100 kilómetros. Es decir, la mitad, o en realidad algo más, del término municipal de Alicante o un equivalente a 17.016 campos de fútbol, atendiendo a las medidas aconsejadas por la FIFA de 7.140 metros cuadrados.

El drama y la angustia lo han vivido de primera mano los alrededor de 1.500 vecinos y vecinas desalojadas de Famorca, Fageca, Tollos, Beniaia, Benimassot, Benirrama y Beniali, en Vall de Gallinera, Alcalà de la Jovada, Vall d’Alcalà y algunas viviendas de Castell de Castells, y La Garrotxa, durante 8 días hasta que este domingo 22 de agosto a las 13 horas el Puesto de Mando Avanzado decretaba que el incendio está bajo control.

Esta información no quiere decir que esté extinguido y en estos momentos los bomeros trabajan sobre terreno refrescando el suelo, que todavía humea en algunos puntos. De hecho, según ha informado el Centro de Coordinación de Emergencias de la Generalitat, han trabajado durante la noche 2 unidades de bomberos forestales de la Generalitat, 2 autobombas, 4 dotaciones de Bomberos del Consorcio Provincial de Alicante y 1 dron.

Días atrás han llegado a trabajar hasta 22 medios aéreos del Gobierno de España, Comunidades Autonomas como las de Castilla-La Mancha, Catalunya y Aragón así como apoyo terrestre de la Unidad Militar de Emergencia y numerosas Comunidades Autónomas, como la limítrofe de Región de Murcia pero también voluntarios de distintos puntos del país. Los días más duros fueron hasta el mércoles 17 de agosto cuando por la tarde llegó la lluvia y especialmente durante la noche ayudó a aplacar el fuego, que se pudo estabilizar el jueves 18, el paso previo al control del incendio.

El fuego obligó a cortar, además, 8 carreteras secundarias.

En uons 10 años podremos volver a contemplar primeros estadíos de árboles regenerados de manera natural en La Marina Alta, además de cubrición de matorral, según el director del Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante, Jorge Olcina. Para eso, tiene que llover adecuadamente. Por fortuna, explica que la comarca llueve con regularidad.

Otra cifra a tener en cuenta es la del 29 de agosto cuando el Gobierno de la Comunitat aprobará ayudas para las zonas afectadas por los incendios de este verano. La sesión plenaria de este día abordará de forma monográfica esta cuestión. El president Puig ha confirmado que la zona tendrá un plan específico como el aprobado para la Vega Baja cuando ocurrió el desastre de la Dana de 2019

También desde Diputación informaban que las ayudas a los municipios se tramitarán por vía de urgencia. Permitirán reparar cuanto antes daños en infraestructuras públicas, así como prestar servicios de asesoramiento técnico. Pero también recibir anticipos y fraccionamientos de SUMA.

La consellera de Transición Ecológica, Mireia Mollà, ha avanzado también que pedirá al Ministerio una partida extraordinaria para la recuperación y restauración de las zonas afectadas por los grandes incendios forestales de La Vall d’Ebo, Bejís y Les Useres.

ValenciàEspañol