Los técnicos de ascensores Otis muestran su ‘indignación’ tras 40 días de huelga

A pesar de que la huelga 'oficial' termina el próximo 3 de enero, los trabajadores seguirán intentando reivindicar sus derechos laborales y conseguir un convenio 'digno'

Cuarenta. Estos son los días que llevan los técnicos revisores de ascensores Otis en huelga desde que iniciaron el pasado 22 de noviembre las protestas por un convenio “digno”. Sin embargo, tras más de dos meses de reivindicaciones critican que la dirección de la filial española Zardoya Otis “ni se querido sentar a negociar, ni ha tenido la dignidad de llamar a la mesa negociadora”.

La plantilla pide varias reivindicaciones laborales como la subida de los salarios acorde con los beneficios de la empresa; nuevas contrataciones y que no haya una doble escala salarial para los nuevos contratados; reducir la carga de trabajo que sufren como consecuencia de los más de 1000 despidos que se han producido o otros beneficios sociales como la conciliación.

El próximo lunes terminará el plazo de huelga “oficial” sin haber podido conseguir sus objetivos, a pesar de su “gran esfuerzo y sacrificio económico”. Justo cuando se cumplan los cuarenta tres días de huelga, el 3 de enero, los trabajadores deberán volver a sus puestos de trabajo para seguir con las revisiones y las reparaciones de ascensores.

“El cansancio se nota y ha hecho mella en los trabajadores. Vamos a tener que ponernos el día 3 a trabajar, pero siempre pensando en otro tipo de movilizaciones y sin dejar de lado nuestras reivindicaciones” asegura Jordi Senabre, miembro de la Mesa negociadora de Zardoya Otis por el Sindicato de la Elevación de la Comunitat Valenciana.

Asimismo señala que “la negociación no la damos por terminada” y que el conflicto seguirá estando “desgraciadamente en la empresa” porque aunque no sigan los paros, va haber “un malestar y una indignación” que provocará que no haya el mismo ambiente anterior a las protestas.

“La dirección ha demostrado no tener interés por sus clientes o ni por sus trabajadores, sean huelguistas o no, no habido esa comunicación que esperábamos. Sabemos que han habido muchos clientes afectados por nuestra huelga y parece que a la empresa le ha dado igual, ha preferido aguantar estos cuarenta y pico días a buscar soluciones” explica Senabre.

Además, a pesar de que han habido alrededor de 3.000 trabajadores y trabajadoras en huelga, exceptuando los servicios mínimo, y como consecuencia más de 128 oficinas afectadas por todo el territorio español y miles de clientes sin reparaciones, ninguna administración ni estatal ni autonómica se ha interesado por el conflicto laboral ni ha intentado mediar, según explica el sindicato.

Aunque no hayan conseguido “de momento” ninguno de los objetivos para el nuevo convenio, Senabre manifiesta que continuarán con futuras movilizaciones y retomarán algunas acciones. “Acabamos este conflicto porque se termina el periodo solicitado y la dirección no nos respeta, pero nuestras reivindicaciones siguen ahí y no vamos a firmar ningún convenio que no las recoja”.Preferimos estar como estamos a perder la dignidad” concluye Senabre.

CatalàEspañol