El Gobierno de España ejecuta solo el 0’009 de la inversión en Cercanías

Los usuarios pierden de media 44 millones de minutos esperando a que llegue el tren o en los retrasos que se producen en los trayectos.

Todos los usuarios de Renfe están de acuerdo en que el servicio de cercanías es pésimo. De hecho, según las encuestas es el peor servicio del Estado. En una comunidad desarrollada como es la Comunitat Valenciana no se entiende que de media, cada año, se cancelen casi 7.600 trenes. Los retrasos durante el trayecto y la impuntualidad son los adjetivos que más denuncian los pasajeros. ¿A qué se debe este servicio tan deficiente?

Compromís ha lanzado una nueva web llamada ¿Dónde está mi tren? que denuncia esta realidad y aporta los datos que justifican esta gestión tan errática. Entre los datos más destacados está el contador a tiempo real de los trenes que llegan con retraso, cuya cifra se eleva hasta los 11.500 trenes.

10 millones de usuarios han decidido abandonar el servicio de cercanías en la última década

Esto se traduce en que los usuarios de este servicio, que además denuncian que es caro, pierden más de 44 millones de minutos (solo en lo que va de año) esperando trenes o intentando llegar a su destino.

“Como estudiante en la Universidad Politécnica de València en el campus de Gandía tengo que desplazarme todos los días desde València hasta la sede. Sinceramente, no me sale rentable pagar casi 150 euros al mes en cercanías para llegar siempre tarde y perder vida”, dice una estudiante de Comunicación Audiovisual.

Otro alumno, de la Universitat Jaume I, denuncia que finalmente ha elegido coger todos los días el vehículo para ir desde Nules hasta Castelló porque el servicio es lamentable.

El problema es que a más vehículos, mayor contaminación. Son muchas las plataformas que han denunciado esta situación, pero de momento ninguna ha sido escuchada. Esta es la razón por la que más de 10 millones de usuarios han decidido abandonar el servicio de cercanías en la última década.

Compromís asegura que la solución está en la financiación estatal, pues de los 3.400 millones de euros que están presupuestados solo se han recibido 300.000 euros. Esta cuestión hace inviable cualquier proyecto de mejora, como el que se puede observar en la siguiente imagen, por muy buena que sea la idea.

CatalanSpanish