El inicio del curso escolar agudiza las dudas en las familias de los cambios que traen los nuevos currículums

Lo que implicará en el día a día la implantación de nuevo currículum en 1º, 3º y 5º de Primaria; 1º y 3º de la ESO, en 1º de Bachillerato y 1º de FP Básica, es uno de los aspectos que más desconoce el alumnado

El arranque del curso escolar 2022-2023 que se inicia hoy viene marcado por toda una serie de dudas para muchas familias y estudiantes que aún no acaban de entender de qué manera muchos de los cambios curriculares en aplicación de la Lomloe les afectarán.

La mayoría saben que las protestas del profesorado que propiciaron el retraso del comienzo de curso del 8 al 12 de septiembre estaban fundamentadas en la necesidad de adaptarse a la nueva planificación que marca la ley. Y también saben que entre las variaciones de este año, algunas tienen que ver con la manera el que se estructuran las materias y en aquello que llaman “competencias” o “ámbitos“, términos que pocos de los que no forman parte directa del colectivo docente logran entender del todo.

En los centros de educción infantil y primaria, ya informaron en junio que los cursos impares tendrían modificaciones a raiz de implantación de la ley Lomloe que solo se aplicará en cursos impares. Sin embargo, al margen de quienes forman parte del profesorado, la inmensa mayoría de padres y madres solo comparten el sentir de que cambian unas siglas pero “que al fin y al cabo, es lo mismo”, como afirmaban este lunes los corrillos a la entrada de los centros educativos.

Y es que como siempre, el traslado de aquello que se decide en despachos y órganos competentes, respecto la aplicación práctica en las aulas y en especial la información inteligible que puede llegar a familias o alumnado, dista mucho de ser exitosa en términos comunicativos.

Respecto a las ratios, parece que hay un sutil bajada que se traduce para los estudiantes en saber “cuantos van en cada clase”, y con respecto al incremento del profesorado, la discrepancia en cuanto a los demandas de los docentes y de los centros o la agilidad burocrática en términos de sustitución de bajas, habrá que esperar a que se den estas situaciones para comprobar si el cambio de titular en Conselleria de Educació y en parte de los equipos, comporta o no variaciones en estos aspectos.

El nuevo curso en cifras

En cuanto a las cifras de este año, la previsión es de 803.860 alumnos, casi dos mil más que el pasado curso, 1.858, en Infantil, Primaria, Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional.

Destacando, en especial, la ampliación de oferta formativa en FP, donde este curso se han creado 5559 plazas, con 198 títulos, adaptándose a las necesidades de los sectores productivos de cada territorio.

La ratio media de alumnos en Infantil y Primaria por profesor se ha reducido un 1,3 % y se sitúa en 19,4 alumnos, mientras que en la ESO y Bachiller disminuye un 0,8 %, con una media de 26,6 alumnos por profesor.

Por lo que concierne a la implantación de nuevo currículum este nuevo curso será en 1º, 3º y 5º de Primaria; 1º y 3º de la ESO, en 1º de Bachillerato y 1º de FP Básica.

Respecto al profesorado, habrá 78.659 docentes es decir 743 más respecto al pasado curso.

ValenciàEspañol