El IPC se moderó en diciembre al 5,7%, pero los alimentos se dispararon un 15,7%

La energía sigue dando una tregua a las familias, pero el resto de la cesta de la compra se está encareciendo rápidamente

Los precios han cerrado el último mes 2022 con una subida del 5,7%, confirmando la moderación de la inflación general, pero con un importante subida en cesta de la compra para los españoles. Los precios de la alimentación se dispararon hasta el 15,7% en el último mes del año, la mayor tasa desde enero de 1994.

Por su parte, la inflación subyacente, que excluye a la energía y los alimentos no elaborados, ha confirmado su ‘sorpasso’ al índice general y escala hasta el 7%.

Es decir, siete décimas más que en noviembre y su tasa más alta desde noviembre de 1992 con más de un punto de diferencia con el indicador general, según ha informado este viernes el Instituto Nacional de Estadística (INE).

De hecho, el dato de diciembre muestra la subida más lenta del IPC desde noviembre de 2021 y el efecto base garantiza que el IPC vaya a seguir moderándose en los próximos meses, salvo que se produzca un nuevo episodio inflacionista a nivel global. Pero la moderación de la inflación no significa que los precios vayan a caer.

Esto es la primera vez desde febrero de 2021, etapa previa a la guerra en Ucrania y en pleno Covid-19, que el IPC subyacente supera al índice general. Asimismo, esta no superaba tanto (1,1 puntos) al dato general desde octubre de 2020.

La tregua en la inflación se debe a la caída del precio de la energía, en especial de la electricidad. En este caso, los precios sí han caído gracias al descenso del precio de los hidrocarburos en los mercados internacionales. Sin embargo, el gran foco de preocupación son ahora los alimentos.

Esta parte de la cesta de la compra tardó en entrar en el ciclo inflacionista, pero una vez que lo ha hecho, la escalada no ha frenado. En diciembre el precio de los alimentos fue un 15,7% más caro que en el mismo mes del año anterior.

CatalàEspañol