El Pleno alicantino se para por una Declaración de VOX sobre La Cruz de los Caídos

La izquierda ha mostrado carteles con la frase 'Barcala, cómplice del odio' tras una petición para no retirar el monumento en términos 'que insultan'

Las bancadas de la izquierda han logrado paralizar por unos momentos el Pleno del Ayuntamiento de Alicante este viernes 24 de noviembre para protestar por una Declaración Institucional de urgencia que ayer daba a conocer el grupo municipal VOX. El texto que contempla la sesión muestra el rechazo a la intención de la Generalidad Valenciana de retirar la Cruz de los Caídos, situada entre las avenidas del Doctor Gadea y Federico Soto así como a la denominada “Ley de Memoria Democrática”.

En su redacción se dirige a los partidarios de izquierda en términos “que insultan gravemente a las personas que forman parte de mi espacio político y no solamente eso sino también a las personas que profesan la ideología comunista. Ya ocurrió en el Pleno anterior, donde además se prefirieron insultos”, se ha quejado el portavoz de Unidas Podemos, Xavier López, antes de comenzar la sesión, y ha pedido la reunión de la Junta de Portavoces antes de iniciarse el Pleno.

Entre las palabras de la Declaración que denuncia el edil se puede leer: “La izquierda se comporta en homenaje a lo que ha significado su historia que no es otra que la persecución del disidente ideológico, la abolición del derecho a pensar libremente y al envenenamiento cultural de las nuevas generaciones mediante la manipulación de la Historia”.

El alcalde, Luis Barcala, ha accedido a la reunión urgente de la Junta de Portavoces durante el receso, algo que ha motivado que tanto Compromís como PSOE criticaran, ya que preferían zanjar el asunto antes de iniciar el Pleno municipal. El primer edil ha indicado que retrasar la sesión por una reunión urgente solo se había producido en casos anteriores cuando el conflicto era motivado por un punto del orden del día y no un asunto urgente, como es el caso de la Declaración Institucional de VOX.

En la primera intervención del portavoz del grupo de ultraderecha, Mario Ortolá, que respondía sobre la nueva regulación del servicio de abastecimiento de agua potable y conservación de contadores, la bancada de izquierdas al completo se ha puesto en pie con carteles donde se leía “Barcala, cómplica del odio”.

Tras un receso que ha durado 48 minutos más de lo previsto, en la Junta de Portavoces se ha concluido que a efectos legales no tiene capacidad este órgano “para acordar la inadmisibilidad de una iniciativa”, ha informado Luis Barcala, por lo que la Declaración Institucional de VOX era procedente.

Eso sí, Barcala ha exhortado a todos los grupos políticos a que las expresiones y afirmaciones en las distintas iniciativas que se planteen respondan a la cortesía parlamentaria.

Durante la tarde, a partir de las 16:30 coincide la declaración institucional del Grupo Socialista para retirar el catafalco del dirigente falangista José Antonio Primo de Rivera y otros vestigios del cementerio de Alicante, y en cumplimiento de la Ley de Memoria Democrática así como la prohibición de actos públicos contrarios a la misma y la citada declaración del Grupo VOX.

CatalàEspañol