Los jóvenes castellonenses consumidores de hachís y marihuana, los que más gastan de la Comunitat

El estudio de la ONG valenciana Controla Club alerta de que el 60% de la marihuana analizada contiene sustancias tóxicas e infecciosas y que ha bajado la percepción del riesgo entre la población de 13 a 25 años

Droga con mayor toxicidad y sustancias peligrosas adicionales, aumento del consumo de marihuana frente al de hachís y un edad media de inicio de consumo inferior a los 15 años. Esta es la fotografía social que muestra la juventud valenciana consumidora de drogas según el estudio de la ONG valenciana Controla Club.

Los datos provienen de un estudio realizado en las tres capitales de provincia en el que también se habla entre otras cosas de los efectos sufridos o del gasto que supone. Y en este último apartado, el económico, los jóvenes castellonenses encabezan el ránking, ya que son los que más presupuesto destinan con una media de 13 euros semanales, le siguen los valencianos con un gasto de 10.9 euros y los alicantinos con una media de 7,5 euros.

Además, uno de cada cinco jóvenes consumidores de cannabis encuestados reconoce haber sufrido lipotimias y bajadas de tensión, seguido de crisis de ansiedad, arritmias, taquicardias y trastornos del sueño

Este estudio también pone de relieve el incremento progresivo del consumo de la marihuana que desplaza al del hachís así como la falta de percepción de peligrosidad.

EL 60% DE LA MARIHUANA ANALIZADA CONTIENE SUSTANCIAS TÓXICAS E INFECCIOSAS

La marihuana que se consume entre la población juvenil de la Comunitat Valenciana contiene un elevado porcentaje de sustancias infecciosas que, sumadas a la propia toxicidad del cannabis, pueden llegar a generar graves problemas para la salud. Algo que se ve agravado por la baja percepción que existe sobre estos peligros entre la población de riesgo.

Así se desprende de las conclusiones del estudio realizado por la ONG valenciana Controla Club, en colaboración con la Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública, en el marco de las diferentes acciones de carácter piloto de información y concienciación sobre el consumo de cannabis dirigidas a jóvenes potencialmente consumidores, de entre 13 y 25 años, que se han llevado cabo en los espacios de València, Alicante y Castellón en donde se suelen reunir para realizar estos consumos: zonas de ocio, plazas, parques, skate-park y alrededores de centros educativos y de formación.

Durante estas intervenciones, desarrolladas por los mediadores y mediadoras de la ONG, que se retomarán este fin de semana en las tres capitales de provincia, se han utilizado microscopios LED de 60 aumentos que han permitido observar la presencia de sustancias potencialmente nocivas y evidenciar que más de la mitad de la marihuana analizada, en torno a un 60%, contenía hongos (botryitis).

Precisamente, parte del trabajo de las mediadoras y los mediadores de la ONG ha sido informar a los posibles consumidores sobre los riesgos añadidos relacionados con las sustancias adulterantes y/o contaminantes que se pueden encontrar con frecuencia en el hachís, como el caucho, el plástico, la goma, la parafina e, incluso, las heces.

DATOS SOBRE CONSUMO CANNABIS

Sobre el estudio en concreto, este pone de manifiesto la incidencia que tiene, en estos momentos, el consumo del cannabis entre la población más joven, ya que el 63,42% de la población de riesgo juvenil encuestada afirma que ha consumido en algún momento de su vida cannabis; un alto impacto si se compara con los datos de prevalencia sobre consumo del Plan Nacional sobre Drogas que indica que el 37,5% del total de la población española de 15 a 64 años ha consumido en algún momento cannabis.

Con respecto a la frecuencia del consumo, el estudio revela que el 34,93% de los jóvenes que han participado en la muestra ha consumido hachís durante los últimos 30 días, que la edad media de inicio del consumo se sitúa en los 14,85 años y que el 6,8% fuma diariamente entre 1 y 3 porros de media.

Sobre la normalización de los consumos, de las respuestas obtenidas en las encuestas realizadas se extrae que ésta se relaciona directamente con la baja percepción de los peligros y riesgos asociados al consumo del cannabis, que en una escala de 1 a 10, donde 1 es nada peligroso y 10 es muy peligroso, recibe una puntuación de 6,29 (*tabla adjunta más abajo). Un dato que lo sitúa en el último lugar de las 10 drogas que se han evaluado en este estudio, incluso por detrás del consumo del tabaco y del alcohol.

TABLA PERCEPCIÓN RIESGOS CONSUMO DROGAS

En relación con lo anterior, los resultados del estudio ponen de relieve el incremento progresivo del consumo de la marihuana que desplaza al del hachís, ya que, en estos momentos, el 50,7% de los encuestados aseguran que consumen exclusivamente marihuana, el 5,3% exclusivamente hachís y el 43,8% consumen indistintamente ambas sustancias.

En este contexto, según datos ofrecidos por el Instituto Nacional de Toxicología (INT), recientes análisis sobre la marihuana que se consume actualmente han evidenciado que ha aumentado considerablemente su toxicidad por su concentración de THC (Tetrahidrocannabinol), el componente que está relacionado con los efectos psicoactivos de la sustancia, seguramente provocado por la expansión del conocimiento de la ingeniería cannábica y del autocultivo, que hacen su consumo cada vez más peligroso.

De hecho, el estudio también recopila información sobre las consecuencias negativas de los consumos que la juventud valenciana reconoce haber sufrido.

Las más graves son las lipotimias y bajones de tensión, para el 19,03% de las personas encuestadas, seguido de las crisis de ansiedad, para un 17 %, las arritmias y taquicardias, para un 13,3, y los trastornos del sueño para el 12,4%.

Heroína 9,49

Cocaína 8,63

Speed 8,54

Cristal 8,47

LSD/Tripis 8,27

Cannabinoides Sintéticos 8,17

Setas 7,51

Tabaco 6,65

Alcohol 6,53

Cannabis 6,29

DATOS POR CAPITALES DE PROVINCIA

Sobre el consumo de cannabis analizado en las tres capitales de provincia, el estudio concluye que Valencia se sitúa a la cabeza, ya que un 72,19% de los jóvenes potencialmente consumidores que han sido encuestados asegura que lo ha probado alguna vez y un 47,34% señala que ha consumido cannabis en los últimos 30 días.

Le sigue Castellón, donde un 66,67% indica que lo ha probado alguna vez y un 31,74% reconoce que ha fumado algún o varios porros en los últimos 30 días. Por último, el 49,23% de los jóvenes alicantinos preguntados ha respondido que lo ha probado alguna vez y el 17,69% que ha consumido cannabis en los últimos 30 días.

CatalanSpanish