El juzgado rechaza escuchar a los peritos y técnicos que dictaminan daños de las mascletaes a la fuente de Luceros

El Contencioso Administrativo nº 1 admite el pleito de Salvem el Nostre Patrimoni contra la pirotecnia en la plaza pero atiende solo pruebas documentales

La justicia admite la demanda para proteger la fuente de Luceros de los posibles efectos nocivos de las mascletaes aunque rechaza escuchar a los técnicos y péritos, por disponer de suficientes pruebas documentales, según fuentes consultadas.

Esta podría ser la primera conclusión, aunque somera y superficial, a la que llegarán muchas personas tras conocerse que los tribunales sí que van a considerar y evaluar las posibles afecciones provocadas por la pólvora a la emblemática escultura pero sin embargo lo harán ateniendose a 33 documentos y no a las declaraciones especificas de los peritos y técnicos que pretendía aportar la parte demandante.

Actualitat Valenciana ha tenido acceso a una información, según la cual el titular del juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Alicante ha emitido un Auto de Prueba por el que admite la demanda contra las mascletaes en la plaza de Luceros. Sin embargo, no habrá vista en sala en este pleito.

Según la notificación del pasado 1 de diciembre, se barren los interrogatorios de tres peritos y técnicos que publicaron diferentes dictámenes tras analizar el impacto de los disparos de pólvora en torno a la Fuente de Levante de Daniel Bañuls así como los análisis de otros tres profesionales y pruebas del laboratorio homologado Imasalab. Tampoco se citará a dos funcionarios municipales, autores de varios informes en relación con el estado de daños de la escultura.

Las pruebas periciales que aporta la parte demandante, integrantes del colectivo ciudadano Salvem el Nostre Patrimoni, son de naturaleza diversa. Constan de evaluaciones técnicas efectuadas por el departamento de Ingeniería Civil de la Universidad de Alicante, que llegaron a publicar como artículo científico firmado entre otros por el catedrático Salvador Ivorra, y enfocado en los efectos de las mascletaes.

También incluye los dictámenes del geólogo César Doménech, el arquitecto Manuel Pérez Pascual, el escultor Adrián José Carrillo, la doctora en Sociología Urbana, María Teresa Molares, el doctor en Bellas Artes ,Dionisio Gázquez, y el doctor en Filosofía, Juan Moncho.

Según la parte demandante, a tenor de la documentación recogida, “la situación patológica es muy preocupante, palpable y medible”. Una de las conclusiones presentadas al Juzgado es la del arquitecto Manuel Pérez que sostiene que “en modo alguno, puede permitirse que dicha escultura deba seguir soportando acciones vibratorias de tal orden y grado, así como otros ataques por la presencia de la alta quimicidad que se produce con la quema de la pólvora”.

La pólvora, como ‘causa del deterioro’

La escultura se reinauguró el 23 de diciembre de 2021, tras ser rehabilitada. No obstante, alertan según pruebas recogidas por el colectivo en presencia del notario José Perfecto que siete meses después, en julio de 2022, la escultura “presenta daños relevantes, consistentes en la apertura de fisuras preexistentes, que habían sido anteriormente reparadas. Así como también otras de nueva creación, afloradas de nueva formación, algunas de ellas acompañadas por manchas de oxidación que discurren por varias fracturas aparecidas en la masa -mortero- de la escultura”.

Sostienen que “tanto unas como otras, ocasionadas tras las recientes explosiones de pólvora de los días 18 al 24 de junio de 2022”.

Los estudios de la Universidad de Alicante, encargados en 2016 y 2017 por el Ayuntamiento, entonces gobernado por Gabriel Echávarri, concluyen, en palabras de los demandantes, que “las únicas circunstancias perjudiciales se circunscriben exclusivamente a los actos de explosión de pólvora”.

Estas fisuras y microfisuras, añaden, permiten “el paso del agua o del vapor del agua al interior de la masa de la escultura, humedad que una vez allí, reacciona con los metales existentes, evolucionando hacia los procesos de oxidación-corrosión”. Sin fisuras no hay peligro de degradación del conjunto escultórico, afirman.

Sobre el impacto del tráfico rodado en la fuente

El agua y el tráfico rodado, independientemente de las fisuras, son dos causas defendidas por el Ayuntamiento en su argumentación de defensa a la demanda del Salvem el Nostre Patrimoni, según consta en el texto ahora admitido a pleito de prueba.

Otra de las pruebas periciales presentadas en este proceso son las realizadas por el geólogo César Doménech en el laboratorio Imasalab que se acompañan de ensayos y análisis de los morteros. Incluyen estudio de la compresión sobre muestras de la escultura y acción agresiva de la quimicidad. Se adjuntarán, asimismo, mediciones sismográficas pasadas las fiestas de Navidad que analizan el impacto del tráfico rodado sobre la fuente ya que en el momento de presentar el escrito no se contaba con el equipamiento necesario.

El escrito de demanda rubricado el pasado 30 de septiembre defiende que los impactos del agua, el tiempo y el tráfico rodado sobre la fuente “no son capaces de producir vibraciones, por lo menos suficientemente fuertes, ni llegado el caso pueden acercarse a los valores causados por los actos de explosión de las mascletás”.

Estiman que “no representan acción alguna patológica contra el Monumento. El
tráfico que pudiera afectarle tanto por la llegada y salida de los tranvías como por el tráfico rodado en superficie “son inapreciables e inocuos, y, los valores observados por las mediciones efectuadas por el laboratorio Imasalab quedan bien alejados de la más mínima posibilidad de ocasionar, ni siquiera aproximarse, a cualquier deterioro de la escultura de Bañuls”, conforme a uno de los documentos que obran en poder del juez.

Dos funcionarios municipales con visiones contrapuestas

El juzgado tampoco citará al geógrafo y jefe de Patrimonio Integral del Ayuntamiento de Alicante, Juan Manuel Pérez Burgos, en su condición de autor del informe aportado por el Ayuntamiento en defensa de las mascletaes en la plaza de Luceros. Un documento elaborado tras las medidas cautelares solicitadas por Salvem el Nostre Patrimoni el pasado junio para evitar su celebración. Cabe recordar que estas fueron denegadas por el mismo juzgado que ahora continúa el proceso judicial.

La última declaración en sala rechazada al colectivo es la de la restauradora municipal, Luisa Biosca, autora de varios informes en los que se ha mostrado contraria al disparo de pirotecnia junto a la escultura de Bañuls en la plaza de Luceros.

El juzgado atenderá únicamente a las pruebas documentales que compaña el escrito de demanda. Un total de 33 documentos.

Un riesgo que no es nuevo

El escrito recuerda, asimismo, que dos corporaciones anteriores ya habían advertido del “perjuicio” para la obra escultórica. En 2013 el equipo de Gobierno “de Sonia Castedo, Andrés Llorens y Miguel Valor, tomó la decisión de suspender las mascletás en la Plaza de los Luceros de conformidad con los informes técnicos que en aquel entonces se habían emitido”.

También el de Gabriel Echávarri encargó los mencionados estudios a la Universidad de Alicante y “como consecuencia de ello, tomaron la decisión de no volver a celebrar más actos de pólvora en la Plaza de los Luceros”.

Sin embargo, en ambos casos las corporaciones dieron marcha atrás en sus decisiones. La ex alcaldesa popular intentó llevar las mascletaes a la plaza de La Estrella pero finalmente el Ayuntamiento conservó el emplazamiento en Luceros.

La dificultad de reorganizar el tráfico en esta confluencia de arterias junto a Renfe y la presión popular estarían detrás de esta decisión por la que finalmente se tomaron las medidas de protección desechadas en un inicio. La instalación de una pantalla para absorber vibraciones alrededor de la fuente y la colocación de cajones con espuma en su interior para recubrir los caballos.

De la misma manera, pocos años después la corporación dirigida por Gabriel Echávarri se acogió a dos estudios técnicos, encargados por la Concejalía de Cultura, que, “con el establecimiento de determinadas medidas correctoras dirigidas a aumentar la protección de la Fuente de Bañuls, se garantiza que el monumento no va a correr peligro”.

Estos estudios fueron realizados por la empresa Ingenieros Acústicos, representada por el Ingeniero Técnico de Telecomunicaciones Raúl M. Parra, y la aludida del Departamento de Ingeniería Civil de la Universidad de Alicante, encabezada por el catedrático Salvador Ivorra

A tenor de los anteriores estudios se decidieron cuatro medidas: Evitar la colocación de truenos sobre losas de hormigón con el consejo de añadir una plataforma sobre una especie de amortiguadores “para que no transmitan a tierra las vibraciones”; proteger los caballos de la fuente con cajones; colocar elementos aislantes bajo los morteros; y reducir el tiempo mínimo de duración de las mascletaes del concurso.

No obstante, el uso de los cajones ha sido puesto en tela de juicio por el aquitecto consultado por los demandantes. Tras las últimas hogueras, la demanda presentada al Juzgado subraya que “tal medida no sirve de nada: las vibraciones y sus efectos se transmiten principalmente por masa, afectando de lleno y gravemente al Monumento”.

Lo que piden los demandantes al juez con este litigio es en primer lugar “que no se permitan o erradiquen disparos de tracas, fuegos artificiales o cualquier elemento pirotécnico delante o en los aledaños de la Plaza de los Luceros de Alicante y la protección total como Bien de Relevancia Local de la escultura de Bañuls situada en la Plaza de los Luceros.

La petición obligaría a modificar documentación de Hogueras

Junto a lo anterior se solicita declarar no conforme a Derecho y anular tres documentos relativos a la Fiesta. Por un parte, la Base Quinta de las Bases reguladoras del Concurso espectáculos pirotécnicos hogueras de san Juan, ya que establece que las mascletaes se dispararán en la Plaza los Luceros.

También el artículo 2.5.4.9 sobre pirotecnia del Decreto 222/2014 de 19 de diciembre del Consell por el que se declaran Bien de Interés Cultural material les Fogueres de Sant Joan de Alicante, por cuanto establece que el concurso de mascletaes tiene lugar en la Plaza de los Luceros.

Y, por último, la parte el final del artículo 2 de la Ordenanza Reguladora de Disparo de Fuego de artificios en el municipio de Alicante “en cuanto que abre una posibilidad a la interpretación indebida o contraria a Derecho”. Esta reza así: “Salvo circunstancias excepcionales apreciadas y autorizadas por el Ayuntamiento.”

Otra demanda en el Juzgado Contencioso Administrativo número 3 de Alicante

Salvem el Nostre Patrimoni mantiene simultáneamente otro proceso iniciado en el Juzgado Contencioso Administrativo número 3 de Alicante. Es un anuncio de recurso, presentado en septiembre, ante la falta de respuesta de un escrito dirigido al Ayuntamiento a mediados de mayo de 2022 en el que solicitaba el traslado de los actos de explosión de pólvora en la plaza de los Luceros. En estos momentos, está pendiente de que el Juzgado otorgue número de procedimiento.

En 2023, la pólvora vuelve con fuerza a la ciudad a través del programa Fogueres 365 que pretende llevar la pirotecnia a diferentes barrios. El primer espectáculo será el 8 de enero junto al Mercado de Babel.

CatalàEspañol