[:es]La Audiencia de Castellón condena a ocho años de prisión a una mujer que intentó matar a su expareja[:ca]L’Audiència de Castelló condemna a huit anys de presó a una dona que va intentar matar a la seua exparella[:]

Apuñaló a la víctima con un cuchillo de cocina de grandes dimensiones en septiembre de 2018 en una vivienda de La Mata de Morella.

[:es]La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Castellón ha condenado a ocho años de prisión a una mujer que intentó matar a cuchilladas a su excompañero sentimental, al que no debía acercarse y con el que no podía comunicarse en virtud de una medida cautelar.

La Sala la considera autora de un delito de homicidio en grado de tentativa, para el que aprecia la agravante de parentesco, por el que le impone una pena de siete años y medio de prisión.

La sentencia, dictada después de que la acusada reconociera los hechos y su defensa se adhiriera a la calificación de hechos y delitos del Fiscal, también la condena a seis meses de prisión por un delito de quebrantamiento de cautelar. La condenada indemnizará a la víctima con 14.440 euros por las lesiones que sufrió y las secuelas que le quedaron por la agresión.

Los hechos sucedieron sobre las nueve de la mañana del 19 de septiembre de 2018 cuando la mujer acudió al domicilio de su expareja, en el municipio de La Mata de Morella, pese a que sabía que seguía en vigor una orden de protección que le impedía acercarse a menos de 200 metros de él. Encontró a la víctima en la cocina-comedor, donde cogió un cuchillo de grandes dimensiones y le dijo a la víctima: “He venido a matarte y te voy a matar”. En ese momento, comenzó a apuñalar al hombre a quien hirió en el cuello, el tórax, la espalda y el brazo. El perjudicado, que tardó 70 días en curar de las heridas, habría muerto desangrado si no hubiera recibido ayuda médica.[:ca]La Secció Primera de l’Audiència Provincial de Castelló ha condemnat a huit anys de presó a una dona que va intentar matar a ganivetades al seu excompany sentimental, al qual no havia d’acostar-se i amb el qual no podia comunicar-se en virtut d’una mesura cautelar.

La Sala la considera autora d’un delicte d’homicidi en grau de temptativa, per al qual aprecia l’agreujant de parentiu, pel qual li imposa una pena de set anys i mig de presó.

La sentència, dictada després que l’acusada reconeguera els fets i el seu defensa s’adherira a la qualificació de fets i delictes del Fiscal, també la condemna a sis mesos de presó per un delicte de trencament de cautelar. La condemnada indemnitzarà a la víctima amb 14.440 euros per les lesions que va patir i les seqüeles que li van quedar per l’agressió.

Els fets van succeir al voltant de les nou del matí del 19 de setembre de 2018 quan la dona va acudir al domicili de la seua exparella, en el municipi de La Mata de Morella, malgrat que sabia que seguia en vigor una ordre de protecció que li impedia acostar-se a menys de 200 metres d’ell. Va trobar a la víctima en la cuina-menjador, on va agafar un ganivet de grans dimensions i li va dir a la víctima: “He vingut a matar-te i et mataré”. En aqueix moment, va començar a apunyalar a l’home a qui va ferir en el coll, el tòrax, l’esquena i el braç. El perjudicat, que va tardar 70 dies a curar de les ferides, hauria mort dessagnat si no haguera rebut ajuda mèdica.[:]

CatalanSpanish