La Diputación destinará los 53 millones de su superávit directamente a los municipios y a nuevos centros sociales

La Diputació de València destinará los 53 millones de euros del superávit del anterior ejercicio a incrementar su aportación al Fondo de Cooperación Municipal junto a la Generalitat, así como a inversiones en centros sociales junto a la Conselleria de Políticas Inclusivas y a gastos sobrevenidos que se irán concretando según las necesidades de los ayuntamientos.

Además de la aportación extraordinaria al Fondo de Cooperación, que como sucediera en anteriores ejercicios reforzará las ayudas directas a los ayuntamientos, destacan los 10 millones de euros que la corporación provincial invertirá en centros sociales de decenas de municipios valencianos, en el marco del ‘Plan Convivint’ a tres bandas entre la Conselleria, la Diputación y los consistorios.

La Diputación, a través del área de Bienestar Social que dirige Pilar Sarrión, participará en la ampliación y construcción de nuevas infraestructuras, principal objetivo de un ambicioso plan social que dejará más de 6.000 nuevas plazas en residencias y centros de día en el ámbito autonómico, y que concede especial importancia a la estrategia territorial con el fin de ofrecer la mejor cobertura a las necesidades de los municipios y comarcas valencianas.

El presidente de la Diputación, Toni Gaspar, señala que la prioridad de la institución es “incrementar las inversiones en los municipios para que estos dispongan de la liquidez necesaria con la que ejercer su autonomía, algo que se refleja no solo en los presupuestos sino en los ajustes del mismo y en el destino de estos fondos que podemos orientar a gasto nuevo una vez conocido el remanente de las cuentas del pasado año”.

La parte más importante del superávit “irá un año más al Fondo de Cooperación, que ha demostrado ser una herramienta eficaz que elimina burocracia y que inyecta recursos directos a los ayuntamientos que estos pueden destinar tanto a inversión como a gasto corriente”, añade Gaspar, quien destaca igualmente “la importante aportación para proyectos sociales que ayudan a mejorar la vida de las personas”.

Detalles del remanente

El superávit forma parte del saldo libre de un remanente de tesorería que en 2021 superó los 200 millones de euros y que reinvertirá este dinero en los municipios, ya que se presupuestó en su día para la realización de proyectos que todavía no han ejecutado los ayuntamientos y que en el momento en que estén finalizados serán costeados por la Diputación tal y como queda recogido en los planes de inversiones.

En la ejecución presupuestaria de 2021 contrasta el elevado porcentaje de capítulos como el de transferencias corrientes, en el que se incluye el Fondo de Cooperación, o el de amortización de deuda, frente a capítulos como los de inversiones y transferencias de capital, en los que el nivel de ejecución oscila de forma considerable de uno a otro ejercicio, en función de la finalización de las obras y proyectos que presupuesta la Diputación pero que deben llevar a cabo los ayuntamientos.

En términos globales, el resumen de las cuentas provinciales de 2021 deja 252 millones de euros de remanente de tesorería, de los que cerca de 200 millones servirán para incorporar este año en concepto de gastos no ejecutados por los ayuntamientos, incluidos en los distintos planes provinciales, así como las inversiones de la Diputación en carreteras. La mayor parte de este capital corresponde a compromisos ya adquiridos con los municipios, y actuaciones del área de Infraestructuras en ejecución, mientras que se reservan los 53 millones referidos para realizar nuevas inversiones, dando respuesta a las necesidades de los ayuntamientos.

ValenciàEspañol