sábado, 25 mayo 2024

Información y noticias de la provincia de Valencia

La indignidad de Rubiales

Condenamos la actitud del presidente de la RFEF, Luis Rubiales, y la vergonzosa ovación de parte de la Asamblea. El deporte español necesita líderes que promuevan la igualdad y respeto.

El deporte, en su esencia, es un reflejo de la sociedad. Es un escenario donde se celebran logros, se superan barreras y se promueven valores de igualdad, respeto y solidaridad. Sin embargo, el reciente incidente protagonizado por Luis Rubiales, presidente de la RFEF, y Jennifer Hermoso, estrella del fútbol femenino español, ha dejado una mancha en este ideal.

El beso no consentido que Rubiales propinó a Hermoso en un momento de celebración ha desencadenado una serie de reacciones que reflejan la profunda división y el machismo latente en ciertos sectores del deporte español. Pero lo que agrava aún más esta situación es la vergonzosa ovación que recibió Rubiales durante su comparecencia ante la Asamblea de la Federación Española de Fútbol. Aquellos que aplaudieron sus palabras se convierten en cómplices de una mentalidad que ve a la mujer como un objeto, un accesorio en el escenario del éxito masculino.

Rubiales, en su discurso, no solo se negó a reconocer su error, sino que intentó dar lecciones de feminismo, despreciando y minimizando la lucha por la igualdad de género. Su referencia al “falso feminismo” y su intento de justificar su comportamiento son inaceptables. Pero lo que es aún más alarmante es que encontró apoyo en parte del auditorio. Estos aplausos son un recordatorio de que el machismo no es solo un problema individual, sino sistémico, y que hay quienes están dispuestos a respaldar y perpetuar estas actitudes.

Como medio digital, condenamos enérgicamente la actitud y las acciones de Rubiales y de aquellos que lo aplaudieron. Instamos a que reconozca su error y dimita de su cargo. El deporte español merece líderes que reflejen y promuevan los valores de igualdad y respeto, no aquellos que perpetúan actitudes machistas y patriarcales.

La igualdad de género es un pilar fundamental sobre el que se asienta nuestra democracia. Cada acto que menosprecia a la mujer, que la relega a un papel secundario o que la objetiva, nos aleja de este ideal. Es hora de que el deporte español, y la sociedad en general, se levante contra estas actitudes y luche por un futuro más igualitario y justo para todos.

Últimas noticias

Contenido relacionado