La mujer se queda atrás en el tren de la inversión

Las diferencias de género a la hora de invertir aumenta, aún más, la separación entre hombres y mujeres.

En los últimos 18 meses, la forma de trabajar, gastar, ahorrar e invertir de las personas ha evolucionado considerablemente. Un área de cambio significativo es la forma de invertir de las personas, incluyendo la inversión en bolsa y la compra de criptomonedas. Sin embargo, hay algunas diferencias importantes entre hombres y mujeres.

La población está invirtiendo más dinero en el mercado de valores estos días que hace un año (y años antes), y es algo que se refleja en el mercado de valores alcista, así como en la apertura de nuevas cuentas en los brokers online.

En Estados Unidos, una encuesta reciente reveló que la mayoría de los estadounidenses eran optimistas respecto a las criptodivisas, ya que más de una cuarta parte de los encuestados declararon que ya las poseían, y casi la mitad afirmó que era probable que las poseyeran en un futuro próximo.

El aumento de la inversión en el mercado de valores y la propiedad de criptodivisas se debe probablemente a que los individuos tienen más tiempo libre, pueden ahorrar más como resultado de Covid-19 y ven oportunidades en el mercado en expansión.

Los elementos mencionados, así como otras tendencias o el protagonismo de la negociación sin comisiones y la posibilidad de comprar acciones fraccionarias, son factores en juego. Brókers como Trade Republic y Bux Zero están ayudando mucho en esta labor.

Pero no se pueden analizar estas tendencias sin examinar más detenidamente quién invierte. Los datos indican que los hombres, un grupo que históricamente se ha mostrado más confiado a la hora de invertir y arriesgar su dinero, son mucho más inversores.

Es verdad que la inversión está en aumento, pero solo hace que acrecentar la diferencia que existe entre hombres y mujeres.

Diferencias de género en la inversión

Según el estudio donde se recogen estos datos, los hombres están invirtiendo mucho más en comparación con las mujeres (23% vs 10%).

Si se observan más estrechamente los datos en referencia al mercado crypto, el 13% de la población posee criptomonedas. Esto se desglosa en que el 19% de los hombres poseen criptomonedas y solo el 8% de las mujeres poseen criptomonedas.

Si bien es cierto que la sociedad ha avanzado mucho con respecto a la igualdad laboral y que día a día se lucha porque estas diferencias desaparezcan, también es cierto que siempre existirán rasgos genéticos que hacen a los hombres menos adversos al riesgo y, por lo tanto, tenderán más a invertir dinero.

Para igualar la balanza existen ciertas prácticas que podrían indicar un cambio de tendencia. En primer lugar, es importante reconocer y trabajar para superar los prejuicios inconscientes contra las mujeres, como pensar que todas las mujeres tienen las mismas necesidades financieras o que las mujeres tienen menos conocimientos que los hombres sobre inversiones.

Hablar de un único ente. La mayoría de publicidad va enfocada al público masculino, suponiendo las marcas que las mujeres no son propensas a contratar productos financieros.

Por último, cabe destacar la importancia de la educación desde las escuelas. Los expertos financieros coinciden en que la escuela no es un lugar donde se hable suficiente sobre inversiones y dinero… Es más, “no se habla nada”. Sería necesario un cambio legislativo y tenerlo cómo asignatura obligatoria.

La inversión no para de crecer, y eso es algo beneficioso para la sociedad, pero las mujeres se están quedando atrás. Se debe educar e inculcar la preocupación por las finanzas a toda la sociedad, independientemente del color o del género.

ValenciàEspañol